Videonoticias de ECD

AHORA: preocupación en las costas gallegas por la llegada de miles de madrileños

Los gallegos asisten atónitos al desembarco de vecinos de la capital con residencia en la costa gallega.

La preocupación este jueves toda las poblaciones de las costas gallegas era palpable desde primera hora de la mañana, porque a la alerta ante la propagación del COVID-19, se sumaba la llegada a los municipios de miles de madrileños con residencia localidades, como Baiona, Muros, Porto do Son, O Grove y otras muchas. Una circunstancia que desató la alarma de los vecinos de la localidad en las redes sociales, temiendo un posible contagio ante el elevado número de casos registrados en la capital.

Así lo confirmaron las trabajadoras de los supermercados, que no paran de enviar pedidos los recién llegados a lo largo de todo el día, atónitos ante lo que consideran «una irresponsabilidad» por parte de los vecinos procedentes de Madrid.

No se recuerda una situación así en la mayoría de los municipios afectados, donde cunde la histeria por momentos, se agotan los geles desinfectantes en las droguerías, el papel higiénico en los supermercados, y hay cierto temor a que en unos días se decreten medidas más estrictas. 

Escapada de fin de semana

En lo económico, la sensación es más preocupante, tanto por parte de pequeñas empresas como de las grandes cadenas hoteleras, son municipios  en los que la actividad turística es uno de sus sustentos fundamentales. 

La Semana Santa se da prácticamente por perdida y muchos hoteles de la costa están valorando la decisión de cerrar los próximos quince días como medida preventiva. Además, las fábricas de conservas tienen activados todos los protocolos, y al uso de mascarillas se suma la toma de la temperatura corporal a sus trabajadores.

De todos modos estás reacciones no sólo se están viviendo en la Comunidad Autónoma de Galicia, en lugares tan distantes como Gandia, Nerja o Sevilla la sensación generalizada es la misma.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable