Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Se confirma el descalabro de la última apuesta de Fernández Pujals en Jazztel: 20 megas de Internet y una publicidad personalista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La campaña de 20 megas de ADSL lanzada por Jazztel no convence al sector. La imposibilidad técnica de ofertar ese producto en todo el territorio nacional es analizada por los expertos estos días, en los que la compañía ha hecho públicas sus pérdidas.

La campaña de 20 megas de ADSL lanzada por Jazztel no convence al sector. La imposibilidad técnica de ofertar ese producto en todo el territorio nacional es analizada por los expertos estos días, en los que la compañía ha hecho públicas sus pérdidas. Algunos analistas han asegurado a El Confidencial Digital que esta campaña sea quizá la última puja de la operadora que ha triplicado sus pérdidas en el tercer trimestre. Las críticas se fundamentan en que “España no está preparada todavía para ofertar 20 megas de ADSL a todos los hogares españoles por ese precio”: 29,95 euros más IVA. Según comentan los expertos, sería necesario que Jazztel montase una red propia de fibra óptica para vender lo que ofrece a los usuarios de Internet. Hay que tener en cuenta que en estos momentos, la velocidad máxima que ofrece la compañía líder del sector, Telefónica, es de 8 megas por un precio de unos 150 euros. En estos momentos no todos los clientes pueden contratar esos 8 megas, pues optar a éste servicio depende de la distancia que exista entre el ordenador y la central. En la práctica, las compañías en España están ofertando una media de 4 megas en su servicio de ADSL. Para el lanzamiento de esta oferta, la operadora que preside Leopoldo Fernández Pujals se ampara en un sistema de cobertura llamado 2+, un canal que admite hasta 24 megas de velocidad. Sin embargo, ese sistema no está implantado en toda España y además, las compañías de telefonía e Internet suelen ampararse en las “letras pequeñas” de los contratos cuando no pueden surtir a sus usuarios de la velocidad que han solicitado. En el caso de Jazztel, la “letra pequeña” es el “estado de la línea y la distancia entre el ordenador y la antena” del sistema de cobertura. Depende de estos factores que el usuario, que viva en una localidad con sistema 2+, pueda o no navegar a 20 megas. Vender más velocidad por un menor coste se ha convertido en una obsesión para las operadoras. La tecnología no siempre está preparada para soportar esa oferta de las empresas. Las consecuencias son que al final los clientes raras veces pueden acceder a Internet aprovechando todas las ventajas que ofertan las empresas. Un ejemplo ilustrativo es el caso de la compañía líder en España, Telefónica. Es común que los usuarios de esta empresa que tienen contratados 1 mega - 1.000 kilobits - de Internet, puedan navegar en sus ordenadores a una media de 25/30 Kbytes (250/300 kilobits). Esto significa que se está usando una cuarta parte del ancho de banda contratado. El motivo es que en el contrato existe una cláusula que establece una horquilla con un mínimo y un máximo de velocidad. Teniendo en cuenta que si uno contrata 2 megas con esta compañía la velocidad a la que podrá descargar es de 50Kbytes - 500 kilobits-, es fácil comprobar lo lejos que están los usuarios de aprovechar todo el ancho de banda que han contratado. Además de los polémicos megas de Jazztel, en el sector causó enorme perplejidad la publicidad de la empresa, en la que aparece el propio presidente comentando las ventajas de la tecnología ADSL 2+ y llamando al consumidor a que se una al “equipo ganador”, a Jazztel. Los expertos aseguran que estos anuncios, lanzados en medios impresos y en televisión, son demasiado “personalistas” y que se centran en ensalzar la figura de Fernández Pujals. En ese sentido, dicen, “se trata de una publicidad anacrónica y poco creativa”, poco común en el sector de las empresas tecnológicas, que son las principales inversoras en publicidad para televisión.

·Publicidad·
·Publicidad·