Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El Gobierno prepara “doradas prejubilaciones” en RTVE y exigirá nuevo convenio colectivo que reduzca las garantías sindicales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras los sindicatos del Ente Público se felicitan por el impacto de la huelga del pasado día 5, el Gobierno continúa moviendo sus piezas para deshacer el entuerto de RTVE. Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, su estrategia pasa por unas atractivas prejubilaciones y un nuevo convenio.

Los directivos de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) y la cúpula de RTVE trabajan en dos frentes de negociación que apenas han trascendido, a pesar de su importancia. El primer caballo de batalla es el de los despidos.   Efectivamente, el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, está transmitiendo desde hace semanas el mensaje de que en RTVE no va a haber despidos. Y no le falta razón. La idea sobre la que trabajan los representantes del Gobierno es unas “doradas prejubilaciones”.   De hecho, ya se ha fijado una edad para incluir en este plan que dará mucho que hablar, según afirman quienes la conocen. Se trata de una edad insólita por lo inusualmente temprana que resulta. Por este sistema, tan atractivo como oneroso para el Estado, se pretende sacar fuera de Prado del Rey a casi la mitad de la actual plantilla del Ente.   Pero en este espinoso asunto existe para el Gobierno otro elemento de gran relevancia, que va a centrar un segundo punto de fuerza en la negociación del Ejecutivo. La SEPI y la dirección de RTVE quieren asegurar un nuevo convenio colectivo que enmarque las relaciones laborales de la futura corporación el día después al acuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE).   El razonamiento que se hacen los negociadores gubernamentales implicados es el siguiente: si logramos pactar el ERE ofreciendo condiciones ventajosas, habrá una importante salida de profesionales de la casa pero si continuamos con el mismo convenio colectivo, al cabo de los años estaremos ante el mismo problema que hoy.   Por tanto, la cuestión no va a ser tanto el ERE –con esas “espléndidas” jubilaciones a la vista- como el convenio colectivo. Existe una enorme determinación de acabar con las ventajas y garantías sindicales que establece el actual, consideradas abusivas e insensatas. Según los representantes del Gobierno, “están fuera de cualquier patrón social de relaciones laborales de nuestro país”.

·Publicidad·
·Publicidad·