Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los impulsores de las ‘hipotecas inversas’ se van a reunir con el ICO para concretar las ayudas a estas ‘pensiones’: se han registrado más de 4.500 en un año

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los gestores y asesores especializados en ‘hipotecas inversas’ van a reunirse con el presidente del Instituto Oficial de Crédito (ICO), Aurelio Martínez, para “concretar” los apoyos gubernamentales a estas hipotecas.

La ‘hipoteca inversa’, también conocida como ‘pensión hipotecaria’, permite a los mayores de 65 años que sean propietarios de viviendas con antigüedad acceder al dinero que fueron acumulando como capital en sus hogares. De esta forma ‘se aprovecha’ el dinero que costó conseguir una vivienda para disfrutarlo en vida. Es decir, se transforma el valor de la vivienda en propiedad sin necesidad de abandonarla.

Según Optima Mayores, consultora especializada en el asesoramiento financiero al colectivo de mayores en España, este producto financiero brinda la posibilidad a las personas mayores de 65 años de obtener recursos económicos que complementen las “exiguas pensiones públicas españolas de jubilación, y a partir de su propio ahorro, que hasta ahora tenían inmovilizado en su vivienda”.

Ángel Rodríguez-Carreño, consejero delegado de Óptima, adelanta a ECD que van a pedir una reunión con el responsable del Instituto Oficial de Crédito para que les explique en “qué va a consistir exactamente” la nueva línea de financiación específica para hipotecas inversas anunciada por el director del Intituto a mediados de mayo. “Vamos a pedirles más concreción”, añade.

Estamos muy expectantes”, comenta Carreño en referencia al anuncio de apoyo institucional a estos préstamos hipotecarios. No obstante, se pregunta cómo lo van a hacer ya que, según ha podido saber este confidencial, los expertos en este producto financiero se han enterado de esta iniciativa del ICO “como todos, por la prensa”.

En cuanto a los números que se barajan en el sector, el responsable de Óptima lamenta que no haya datos oficiales, puesto que los registros públicos no distinguen entre las hipotecas inversas y otros préstamos hipotecarios. Por ello, apunta que “según datos extra oficiales y en base a nuestros cálculos”, en 2007 se firmaron entre 4.000 y 4.500 de estas hipotecas.

Las previsiones para este año son buenas ya que la crisis del sector inmobiliario, lejos de afectar negativamente a la demanda de este producto, la incrementa. La crisis inmobiliaria “no nos afecta para nada”, afirma tajantemente Carreño, en referencia a los últimos datos publicados, que muestran una caída de la actividad hipotecaria del 40% en los últimos meses. “Se trata de productos radicalmente diferentes”, explica, pese a que las hipotecas inversas se engloban en los préstamos hipotecarios.

Así, en lo que va de año sólo en Óptima están atendiendo 1.200 peticiones, lo que les lleva a apuntar que en 2008 “se cerrarán unas 6.000” hipotecas de este tipo. Hay que tener en cuenta que pasa una media de un año entre que los clientes potenciales de ese producto financiero solicitan información y se deciden a ponerlo en práctica. “Hay una gran desinformación al respecto”, destaca el responsable de la consultora.

En la actualidad, son 14 las entidades financieras y cajas de ahorro que ofrecen hipotecas inversas, la mayoría de ellas ubicadas en Levante, Cataluña y Galicia. Además de los bancos y cajas, existe en este sector a figura del asesor independiente, que hace las veces de intermediario y cuya existencia está regulada por la Ley 41/2007 de 7 de diciembre de Regulación del Mercado Hipotecario.

 

El funcionamiento de este producto es el siguiente: el dueño del inmueble en cuestión "pide prestados" fondos contra el valor de su vivienda. El banco no requiere que el dinero sea devuelto hasta que su vivienda sea vendida o el propietario fallezca. El banco tomará lo que se le debe; si queda algo, se transfiere al estado. Ni el propietario de la vivienda ni el estado, bajo ninguna circunstancia, deberán pagar más que el valor real de la vivienda.

Además, el propietario puede “deshacer” la hipoteca en cualquier momento o, en caso de fallecer antes de hacerlo, son sus herederos los que deben elegir si quedarse con la vivienda y cancelar el préstamo con sus propios fondos u obtener un tipo diferente de hipoteca sobre la propiedad. Otra posibilidad en vender la casa. 

Sin embargo, hay que ser conscientes de que el banco vuelve a aplicar unos intereses sobre el dinero que 'genera' nuestra vivienda, de igual forma que nos sucedía con la hipoteca. En este sentido resultará muy importante analizar con detalle las condiciones indicadas en la hipoteca inversa para decidir si resultaría más adecuado proceder a la venta de la misma.

·Publicidad·
·Publicidad·