Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Julia Otero telefoneó a Pablo Carrasco para que permitiera la emisión de una entrevista con Fernández de la Vega sin anuncios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La entrevista con María Teresa Fernández de la Vega en el programa de “Las Cerezas” fue grabada por la tarde y por tanto, no se emitió en directo, como es costumbre. Julia Otero pidió permiso a Pablo Carrasco, Director Gerente de Programación y Contenidos de TVE, para no cortar la grabación en el minuto 50, como está previsto. Carrasco condescendió a que se juntaran dos bloques publicitarios.

La entrevista con María Teresa Fernández de la Vega en el programa de “Las Cerezas” fue grabada por la tarde y por tanto, no se emitió en directo, como es costumbre. Julia Otero pidió permiso a Pablo Carrasco, Director Gerente de Programación y Contenidos de TVE, para no cortar la grabación en el minuto 50, como está previsto. Carrasco condescendió a que se juntaran dos bloques publicitarios.

 

Como informábamos en nuestra edición de ayer, existe malestar en TVE Cataluña por el trato que reciben sus programas y los cortes que se aplican desde Madrid a sus informativos. Desde Barcelona denuncian el trato de favor que recibe, en cambio, “Las Cerezas”, un espacio de producción ajena al Ente.

 

A Julia Otero se le permite que no se adecue a la rejilla prevista para finalizar o que no se respeten los tiempos establecidos para los espacios publicitarios. Hoy narramos un ejemplo ilustrativo de esto, ocurrido hace sólo unas semanas con la entrevista de Julia Otero a la Vicepresidenta del Gobierno.

 

Según le cuentan a El Confidencial Digital profesionales del Ente en Cataluña, De la Vega no podía asistir en directo por la noche a Las Cerezas, así que el espacio se grabó por la tarde.  Julia Otero no quería cortar la entrevista y le bastó una llamada a Madrid para que Carrasco diera órdenes de que se cumplieran los deseos de la periodista.

 

En vez de emitirse –como está estipulado- el primer bloque de publicidad a los 50 minutos, se mantuvo la grabación sin cortes hasta los 60.