Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El Mundo descarta un cambio inmediato de sede pese a sus problemas de espacio, ante la oposición de periodistas y comerciales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde la dirección del periódico se niega la mayor. No habrá cambio inmediato de sede. Eso sí. Se reconocen graves problemas de espacio y el recurso a soluciones ineficaces.

Estamos como piojos en costura”. Así se expresaba recientemente un alto directivo sobre la escasez de espacio que están padeciendo las diferentes unidades del grupo Unedisa. El crecimiento del holding ha sido considerable estos últimos años. Se mencionan dos ejemplos patentes: la redacción digital de elmundo.es y la Factoría de Contenidos, el también llamado “taller de chinos” que dirige Juan Carlos Laviana donde se elaboran los suplementos del Grupo.   Así las cosas, desde la cúpula de la compañía se concede que la situación es algo preocupante y que la situación adoptada hasta ahora, mediante la suma de edificios anejos que se van incorporando a los metros cuadrados ya disponibles, es un remedio ineficiente.   Sin embargo, según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, Unedisa descarta un cambio de sede a corto o medio plazo. Entre los motivos que se alegan para ello es la opinión crítica de periodistas y responsables del área publicitaria. Desde ambas divisiones se ha dejado claro a la dirección que “un cambio de sede sería algo trágico y una gran pérdida para su trabajo”.   Tanto los “plumillas” como desde el área comercial se han manifestado en contra de ese traslado a las afueras de la capital. Se habla incluso de una oposición abierta del propio director del medio, Pedro J. Ramírez, que sería contrario a mover la cabecera de la calle Pradillo de Madrid.   Desde Unedisa desmienten así las voces que circulan estos días sobre un supuesto acuerdo con el Grupo Recoletos para que ambas compañías abandonaran sus sedes y se trasladaran a las afueras de la ciudad, tras haber llegado a un acuerdo para compartir un gran edificio.