Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El diputado socialista valenciano que llamó con malos modos a una empresa pública preguntando por la recalificación de unos terrenos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La historia es la siguiente, según se la cuentan a El Chivato. La empresa Tragsatec, filial de Tragsa, dependiente del Ministerio de Agricultura y participada por la SEPI, esta trabajando en unos deslindes en el litoral marítimo valenciano, por encargo de la Dirección General de Costas (Ministerio de Medio Ambiente).

La historia es la siguiente, según se la cuentan a El Chivato. La empresa Tragsatec, filial de Tragsa, dependiente del Ministerio de Agricultura y participada por la SEPI, esta trabajando en unos deslindes en el litoral marítimo valenciano, por encargo de la Dirección General de Costas (Ministerio de Medio Ambiente).

 

En su informe advierte que la zona de El Saladar, en Calpe (Alicante), es susceptible de ser inundada debido a su comunicación directa con el mar, por lo que debe estar extremadamente protegida. Se crea una zona de servidumbre de 100 metros cuadrados, de dominio público marítimo terrestre, inalienable por tanto y donde nadie puede adquirir ni ocupar terrenos.

 

Apenas conocerse el informe, un diputado del PSOE en la Comunidad Valenciana llamó por teléfono a los principales responsables de la empresa, en actitud bastante arrogante, demandando el nombre del responsable del trabajo y pidiendo hablar con él. Se armó un gran revuelo, los jefes fueron quitándose de en medio como podían, hasta que, en efecto, llegó hasta el técnico autor del dossier.

 

Como si fuese el mandamás de la empresa –es la expresión que escucha El Chivato-, el citado parlamentario pidió la inmediata realización de un informe específico para él sobre esa zona, con frases del estilo de “¡cómo no se va poder construir ahí!”, o “¡esto no puede estar bien!”. En Tragsa se habla de “despotismo”, aludiendo a la actuación del diputado.

 

A esto se añade que desde el propio ayuntamiento de Calpe se insiste en que, de acuerdo con el estudio, es zona de dominio público, que podría sufrir inundaciones, y donde no se puede urbanizar ni edificar. El nombre del diputado socialista... Por cierto, ¿quién está interesado en los terrenos citados, el diputado, o el propio PSOE valenciano?

·Publicidad·
·Publicidad·