Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

Inquietante evolución de ese otro “caso Windsor” en Guipúzcoa, con el incendio de la Hacienda foral y dos asesinatos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cadáver de Manuel Apaolaza Oyarbide, el vigilante del edificio incendiado de la Hacienda Foral de Guipúzcoa que se encontraba desaparecido y que ha sido hallado este martes en el parque tecnológico Miramón de San Sebastián, presentaba un impacto de bala en el pecho y tenía junto a él un arma del calibre 38. En el edificio incendiado se encontró el cadáver de otro vigilante, Florencio Parra, también con un tiro en la cabeza. La Diputación de Guipúzcoa asegura que los autores del incendio del edificio de la Hacienda Foral, situado en el número 2 del paseo de Errotaburu no actuaron "con objeto de hurtar o de utilizar la documentación existente".

El cadáver de Manuel Apaolaza Oyarbide, el vigilante del edificio incendiado de la Hacienda Foral de Guipúzcoa que se encontraba desaparecido y que ha sido hallado este martes en el parque tecnológico Miramón de San Sebastián, presentaba un impacto de bala en el pecho y tenía junto a él un arma del calibre 38. En el edificio incendiado se encontró el cadáver de otro vigilante, Florencio Parra, también con un tiro en la cabeza. La Diputación de Guipúzcoa asegura que los autores del incendio del edificio de la Hacienda Foral, situado en el número 2 del paseo de Errotaburu no actuaron "con objeto de hurtar o de utilizar la documentación existente". El portavoz de ejecutivo foral, Koldo Azkoitia, sostuvo en una rueda de prensa en San Sebastián que "la confidencialidad de los datos obrantes en Hacienda es total". Sin embargo, ya se sabe que el autor o autores de este incendio desconectaron desde el interior del edificio los sistemas de seguridad y, antes de prender fuego al inmueble, causaron daños en coches oficiales y en cerca de 300 monitores de ordenador. Azkoitia insistió en que los documentos que hay en el edificio se encuentran en este momento "a buen recaudo", bajo tutela policial, y anunció que el ente foral solicitará este miércoles al juez poder acceder al inmueble para recuperar documentación y evaluar la pérdida de informes. ¿Pero hay pérdida o no? ¿Cómo se puede saber que todo está a buen recaudo si nadie ha podido constatarlo? Guindilla a un caso muy similar a lo acontecido en Madrid con el incendio del Windsor, con unos visos de actuaciones de mafia organizada de considerables proporciones.