Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Pirómanos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Está claro que a los chicos de la democracia les gusta el fuego.

En otras ocasiones les da por quemar la bandera nacional, y ahora les da por quemar la figura de los reyes, no sé si creyendo que con ello nos ofenden a los españoles, o tal vez para dar a entender que monarquía y España son la misma cosa.

Quieren los políticos de la democracia, a través de los años, imbuir esa idea, y visto que no acaban de conseguirlo, azuzan a sus cachorros para que procuren conseguir lo que ellos no logran: Identificar España y monarquía. Al fin y al cabo, pensarán, ya consiguieron traer y consolidar la democracia con apoyos abiertos (ver hemerotecas) y ocultos del terrorismo, con lo que este terrorismo de entidad menor, también puede dar sus frutos…

Pero mira por donde, no son la misma cosa. Los españoles que, por memoria histórica y por dignidad, también nos sentimos orgullosos de nuestra estirpe, estamos orgullosos de la actuación de nuestros antepasados que en tantas ocasiones dieron muestras de gallardía y hombría de bien (está claro que hoy no sabemos seguir su ejemplo), y admiramos las gestas de la Reconquista, de la Conquista de América, de la Rebeliones de 1808 y de 1936 contra los respectivos tiranos…

Y sí, el pueblo español, de forma equivocada, en 1808 apoyó a un rey felón, vendido al francés, pero ni quienes trajeron la libertad a España en 1939 ni quienes hoy estamos dispuestos a demostrar que los admiramos, pretendemos emular ese apoyo, entre otros motivos porque entendemos que la monarquía es una institución que tuvo su razón de ser en su momento, pero que hoy no es sino el soporte de un sistema que nada tiene que ver con España.

Es soporte del sistema, sí, pero ese sistema aprecia la monarquía tanto como los españoles que refiero, y ése, y sólo ése, es el motivo de la actual situación en la que los enemigos de España, los físicamente sucios y siempre acéfalos, prenden fuego a fotografías del rey constitucional, con la sonrisa complaciente de los enemigos de España físicamente limpios. Unos y otros pretenden identificar monarquía y España… ¡qué barbaridad!

¿Se dejarán engatusar los españoles con la jugarreta?