Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Lo que al final importa será cómo ha vivido el Sr. Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En una sociedad como la actual en la que están bastante de acuerdo los filósofos, sociólogos, psicólogos, etc... en que uno de los aspectos de nuestro tiempo que más se ha perdido es, entre otras cosas, el sentido de la vida, sería bastante interesante preguntarse si no triunfa cierto postmodernismo de fantasía fúnebre con sabor, mitad a sepelio africano, mitad a botella de refresco.

 

No se sabe, ni para que se vive, ni porque se vive. Ahora, eso sí, lo que si cuenta es el cómo, lo que importa es el "modus vivendi". De esto saben mucho en Ghana, allí les importa mucho el cómo hayas vivido, es más, existe en la capital un próspero negocio de ataúdes de fantasía, porque se da la circunstancia de que a los que se van se les entierra en un ataúd con la forma de aquello que le ilusionó o le identificó especialmente durante su vida. Un paquete de tabaco por ejemplo.

 

Donde vayas luego, eso es lo de menos, a ellos lo que les importa es que el finado se vaya y que no vuelva más, de hecho realizan algunos ritos un tanto supersticiosos, propios de una sociedad atrasada, como pedir al muerto en el velatorio que no vuelva y eso sí, ya que se va, que se lleve consigo la enfermedad que le mató o lo que le mató. Como si no tuviese otra cosa que hacer el fiambre.

 

Una pregunta ingenua que cabe entonces hacerse es, con arreglo a este modernismo trasnochado, fúnebre, absolutamente cursi, y que ha calado hasta tal extremo en la sociedad que se ha llegado a realizar un spot con el estúpido mensaje publicitario de "lo que al final importa será como has vivido", si quizás el Sr. Zapatero y sus "compañeros de equipo", con tal de llevar la contraria a esta cultura americana del spot, y que acecha peligrosamente a la sociedad, estarían dispuestos a retornar a valores más tradicionales y seguros...

 

Pero ya se sabe, no caerá esa breva. No lo olvide, Sr. Zapatero, que al final lo que importa será su modo de vivir, no el porqué, ni el para qué. Por tanto, puede seguir echando tranquilamente sus botes de humo: quitando estatuas del pasado, que nadie lo sentía como algo necesario, casando gays, que tampoco se sentía como algo prioritario, apoyando subrepticiamente al terrorismo, etc... que al final lo único importante será solamente eso, el cómo, no el qué.

·Publicidad·
·Publicidad·