Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Armada contrata a una empresa privada para que realice un estudio de evacuaciones en buques de guerra y adoptar la normativa OTAN

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Armada española quiere sumarse a la iniciativa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para dar cumplimiento a la futura normativa ‘Naval Ship Code’ (NSC). La iniciativa requiere un estudio previo que realizará una empresa ajena a la institución en el plazo de un año.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa, ha encargado al Gabinete de Investigación Militar Operativa de la Armada (GIMO Armada) que realice un estudio sobre situaciones de emergencia que conduzcan a la evacuación y abandono del buque por parte del personal embarcado. El GIMO recurrirá a una empresa privada sin determinar para que realice la recogida de datos y las herramientas informáticas necesarias para determinar las simulaciones.

El estudio deberá realizarse en un periodo máximo de un año desde la firma del contrato. De este modo, en 2008 la Armada contará con un estudio solvente que determine las capacidades de respuesta para evacuar sus buques de guerra en un tiempo prefijado por la OTAN, mediante simulaciones y pruebas reales. Los análisis tendrán un coste de algo más de 52.000 euros y para la recogida de datos se emplearán cámaras de vídeo y dispositivos de localización individual que indiquen la posición del personal embarcado antes, durante y después de las pruebas de evacuación.

Con esta iniciativa, la Armada quiere adecuarse a la normativa NSC por la que se establecerán los estándares mínimos de seguridad que deberán cumplir los buques de guerra con los que cuentan las misiones OTAN. Estos protocolos de actuación se aplicarán desde el momento de la proyección y construcción de los buques hasta su operación y mantenimiento. El objetivo es que las dotaciones gocen, al menos, del mismo nivel de seguridad que las tripulaciones de los buques mercantes.

Los análisis para este estudio se llevarán a cabo en tres fases –recogida de datos, optimización de las rutas de escape en los barcos (que se desarrollará en Rota) y simulación del proceso de abandono- y se llevarán a cabo en las Bases Navales de Ferrol (Coruña) y Rota (Cádiz). Previsiblemente, las simulaciones tendrán lugar en buques inmovilizadas o con una baja condición operativa como pueda ser la Fragata Asturias.

Este proyecto tiene su origen en los contactos que se iniciaron en 1998 a través de las Sociedades de Clasificación de los países miembros de la OTAN para el estudio de los problemas de seguridad de los buques de guerra. Los resultados de los contactos culminaron con la constitución de la ‘Naval Ship Class Association’ (NSCA) en mayo de 2002.

La NSCA, junto con un grupo de trabajo de la OTAN, ha redactado el primer borrador del NSC cuya promulgación definitiva, en forma de ‘Standardisation Agreement’ (Stanag), está previsto que tenga lugar en 2008.