Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los presos de Batasuna montan una ‘bronca’ en Soto del Real en protesta por el aislamiento de un preso de ETA: actos de rebeldía, carteles en el pecho

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sucedió hace unos días en la prisión de Soto del Real, en Madrid. Allí, los miembros de la Mesa Nacional de Batasuna, recluidos en este centro desde hace unos meses, mostraron visiblemente su enfado por una decisión que consideran injusta: el encarcelamiento en el módulo de aislados de un preso de ETA.

Fue una decisión seguida unánimemente por todos los etarras y que se prolongó durante varios días. Un conato de motín que no pasó inadvertido en la prisión de Soto del Real, en Madrid. Allí, hay que recordar, se encuentran internados destacados dirigentes de la ilegalizada Batasuna entre los que se encuentran Joseba Permach, Juan María Olano, Joseba Alvarez y Ohiane Aguirre, entre otros. Todos ellos se encuentran distribuidos por parejas del mismo sexo en celdas para dos personas.

El Confidencial Digital ha tenido conocimiento de algunos detalles de ese altercado organizado por los dirigentes de Batasuna encarcelados. El origen estuvo en la decisión de la dirección del centro penitenciario de recluir en el módulo de aislados a una miembro de ETA que iba a llegar de Francia cuando autorizasen su extradición a nuestro país.

La medida, como decimos, no sentó nada bien entre los miembros de Batasuna y decidieron pasar a la acción. Las fuentes consultadas confirman que empezaron negándose a bajar a las zonas comunes, algo que hacen a diario todos los reclusos. Los militantes de la ‘izquierda abertzale’ permanecían, de esta forma, dentro de sus respectivas celdas la práctica totalidad del día como medida de protesta.

Otra de las acciones reivindicativas que siguieron los presos de Batasuna fue la de adherirse a los torsos de su vestimenta carteles reivindicativos contra esta medida. Las mismas fuentes añaden que en ningún momento los amotinados se negaron a ingerir alimentos.