Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Confirmado que es un Gobierno para dos años: Zapatero se ha comprometido con varios líderes del PSOE a nombrarles ministros en 2010

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Zapatero tiene la mirada puesta en la presidencia europea que corresponderá a España en 2010. De ahí que haya decidido dividir en dos la legislatura. El actual Gobierno durará hasta entonces. La prueba es que destacados dirigentes del PSOE tienen el compromiso personal del presidente de que accederán a un ministerio a partir de entonces.

El primero en apuntar la posibilidad de un Gobierno configurado en dos tiempos fue El País, el 28 de marzo. Una noticia, extrañamente sin firma, abría el periódico con un titular a cuatro columnas: “Zapatero planea un Gobierno con el objetivo de renovarlo en dos años” (acceda aquí a esa información). Dentro se añadían, junto a la cita con Europa, otros dos factores que justificarían esta renovación del Ejecutivo:

a) Se calcula que para entonces se habrá superado la crisis económica en la que acaba de entrar el país.

b) En el ecuador de la legislatura, ya se habrán celebrado las elecciones europeas y sólo faltará un año para los comicios municipales y autonómicos, que van a marcar el tramo final.

Por todo lo anterior, en el PSOE interpretan que ese momento, 2010, será una buena ocasión para que Zapatero reimpulse la legislatura modificando el perfil político de sus ministros.

Pues bien. Según los datos recogidos por El Confidencial Digital, Zapatero ha adquirido efectivamente un compromiso personal con destacados líderes socialistas de que entrarán en el Ejecutivo en esa fecha, cuando llevará a cabo una profunda renovación del Gabinete. Estas son las pautas de ese cambio:

--Miguel Sebastián por Pedro Solbes. El vicepresidente segundo ha querido permanecer en el cargo por “responsabilidad”. Considera que él debe gestionar la crisis económica actual y que tiene capacidad y recursos para ello, y Zapatero está de acuerdo. Será un excelente colofón a su carrera política. Sebastián ha entrado en el Gobierno por Industria, con la mirada puesta en la cartera de Economía y en la vicepresidencia.

--Trinidad Jiménez a Exteriores. ECD ha confirmado que Zapatero ha prometido ese ministerio a la actual secretaria de Estado para Iberoamérica. El presidente prefiere que la presidencia europea la prepare Moratinos, diplomático veterano, con amplia experiencia internacional, ya conocido en los ámbitos comunitarios. Pero Moratinos ha pactado con él su salida en 2010.

--José Blanco tendrá su Ministerio. Fuentes cercanas al secretario de Organización del PSOE han reconocido a este confidencial que Blanco tiene previsto seguir cuatro años más en ese puesto, “aunque no descarta dar el salto al Gobierno durante la presente legislatura”. Es decir, Zapatero le ha pedido paciencia y que, mientras, prepare su recambio en el partido.

--José Antonio Alonso y Ramón Jáuregui tendrán su cartera. Uno es persona de la máxima confianza del presidente y el otro va a tener un papel muy importante estos dos próximos años como secretario general del grupo socialista en el Congreso. Fuentes socialistas confirman que Zapatero les habría convencido para que aceptaran sus actuales cometidos tras pactar con ellos un ministerio para cada uno dentro de dos años.

--Juan Fernando López Aguilar será repescado. Ofrece un perfil muy similar al de Miguel Sebastián: accedió a una petición del presidente para encabezar una lista en las elecciones autonómicas del pasado año y fracasó en su intento. Como Sebastián, será recompensado en 2010 por haber prestado ese servicio.

--Salidas de Bermejo y Magdalena Álvarez. Nadie duda de que el titular de Justicia y la de Fomento abandonarán sus puestos en la primera renovación que se lleve a cabo. Ahora, ambos tienen la misión de gestionar etapas claves en sus departamentos. El primero, la renovación del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial, bajo la tutela directa de Alonso; y la segunda, el impulso a la obra pública como medio para detener el incremento del paro provocado por la crisis del ladrillo.

De igual manera, en 2010 Zapatero se verá en libertad de poder cesar a otros ministros recientes. Es el caso de Bernat Soria, muy dañado, entre otras cosas, por el escándalo del currículo falsificado.