Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Expertos en lucha antiterrorista advierten de la dificultad de reinsertar a “los duros” de la banda terrorista ETA: sólo Txeroki tiene estudios superiores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fuentes de la lucha antiterrorista están advirtiendo de la distinta situación de los actuales miembros de ETA con respecto a otras etapas de tregua: la mayoría no tiene estudios, ni capacitación profesional suficiente que facilite una posible reinserción en la sociedad.

Este miércoles se cumplieron 38 años del primer crimen reconocido de la banda terrorista ETA. El 7 de junio de 1968 caía asesinado en Guipúzcoa el Guardia Civil José Pardines. Las actuales circunstancias abiertas tras la declaración de “alto el fuego permanente” declarado por ETA han sembrado en muchos la esperanza sobre el final de la banda.   Fuentes de la Lucha Antiterrorista consultadas por El Confidencial Digital mantienen serias dudas sobre los pasos que podría dar el Ejecutivo de Zapatero de cara a la disolución de la banda terrorista. A su juicio, la coyuntura actual de la organización –con una más que probable bicefalia entre Josu Ternera y Mikel Garikoitz Aspiazu, “Txeroki”- hace temer a los expertos que se pueda producir un proceso como el de la desaparición de los “Polimilis”.   Tras una campaña de muerte y destrucción, en el que ETA segó la vida a cerca de cien personas, el 30 de septiembre de 1982, ETA político militar anunció en una rueda de prensa, a cara descubierta, su desaparición: Miren Lurdes Alkorta Santos “Argüí”, Fernando López Castillo “Txiki” y Joseba Aulestia Urrutia “Zotza” declararon ante los medios convocados la disolución de ETA p-m VII Asamblea.   La mayoría de sus miembros se integraron de nuevo en la sociedad y en la vida política de la mano de Euskadiko Ezkerra. Pero hubo un sector disidente que fue conocido como “los octavos”, que tomaron partido por continuar con la lucha armada, integrados en ETA militar: se trataría, a grandes rasgos, de la actual banda terrorista.   La posible maniobra que preocupa en los miembros de la lucha antiterrorista es que “los más duros” de la banda estén procurando una salida digna a los etarras más veteranos, cansados de la clandestinidad y la lucha armada. Al mismo tiempo, los partidarios de seguir matando, liderados por el jefe del aparato militar “Txeroki”, seguirían rearmando a la banda y de paso forzarían al Ejecutivo de Zapatero para obtener mejoras para su colectivo de presos.   Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD hablan con preocupación de la “escasa capacidad de reinserción” de los actuales miembros de la banda. A su juicio “estos no son los Polimilis” que tenían preparación intelectual y profesional. Aquello permitió que el Gobierno de entonces les encontrara acomodo en colegios y universidades, entre otras ocupaciones, sin excesivo problema.   Los expertos consideran que la mayoría de los miembros jóvenes, tanto liberados como legales, de la actual banda terrorista son “chavales sin formación alguna, con un casi nula preparación intelectual”, forjados en la lucha callejera, y con escaso potencial para reincorporarse en la sociedad, por tanto. Otros analistas hacen notar que en la última época muchos de los que han dado el salto desde la kale borroka a la clandestinidad proceden de zonas ricas del País Vasco, lo que no impide curiosamente –añaden- que la mayoría tenga “pocas alternativas de futuro”. La excepción a esta situación es precisamente el perfil del jefe del aparato militar, que ha completado sus estudios de INEF (Educación Física).   Una de las cuestiones que dificultarían este proceso de reinserción es la atención que los medios de comunicación y otros colectivos van a prestar a la reentrada en la sociedad de los miembros de la banda, una atención que se presume mucho mayor que la que se dio en 1982. Las mismas fuentes reconocen, sin embargo, que las posibilidades de encontrar puestos oficiales, plazas de bedeles y conserjes en instituciones o colegios vascos siguen intactas. Un ejemplo: en el pasado, se ha llegado a recolocar a ex miembros de la banda en puestos de la Policía Local de algunos municipios de Euskadi.