Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Joan Puig y Joan Tardá serían los damnificados de ERC en el Congreso si se cumplen los sondeos y alcanzan menos de 8 diputados: la culpa es de la paridad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los datos de las encuestas electorales que manejan los republicanos –entre 6 y 9 escaños- haría estragos en la representación de ERC en Madrid. Si de los ocho diputados actuales se pierden dos, ya hay nombres de los damnificados: Joan Puig y Joan Tardá, que deberían desaparecer en aras de la paridad.

El desembarco de Ridao en Madrid puede no ser la única cara nueva de Esquerra en los escaños del Congreso de los Diputados. Joan Puig Cordón podría desaparecer del panorama político la próxima legislatura por reajustes en la plantilla republicana.

Y es que, según ha confirmado El Confidencial Digital, las cifras electorales no les cuadran a los estrategas de ERC. Además de diputado, Puig es concejal del partido por Blanes, Gerona, donde la formación política no ha obtenido en los pasados comicios muy buenos resultados. De hecho, los de Esquerra han perdido allí a la mitad de sus votantes y se han quedado con tan sólo un edil. De cara a las generales, los republicanos no esperan mejorar estos resultados aunque sí aspiran a conservar ese concejal.

El pasado año Puig ejerció como ponente en la Comisión de Control Parlamentario de RTVE y defendió la posición de Esquerra en la tramitación del Proyecto de Ley orgánica de la Defensa Nacional o en la de la Ley de carrera militar. Sin embargo, Puig ha conseguido ser una de las caras más conocidas de los republicanos no por estos discursos desde la tribuna del hemiciclo sino por el affaire jurídico que tuvo con el director del Mundo, Pedro J. Ramírez, después de que este invadiera la piscina privada de Pedro J. en su casa de Mallorca.

Pero Joan Puig puede que no sea el único damnificado. Aunque por diferentes motivos, el puesto de Joan Tardá también se tambalea de cara a la próxima legislatura. En este caso, Esquerra pretende que el segundo puesto de la lista a la cámara baja por Barcelona –que en los últimos comicios aportó la mitad de los diputados-, tenga sello femenino y ya están barajando algunos nombres para que ocupen el puesto de Tardá que, si los votantes no fallan, sería el cuarto diputado.

Lo cierto es que el nuevo jefe de los republicanos, el jurista Joan Ridao, se ha fijado el reto electoral en el número 5. De ahí en adelante, se contemplaría como un éxito electoral. La horquilla que manejan los republicanos está entre los 6 y los 9 escanos (3 por Barcelona, 1 por Lleida, 1 por Tarragona y uno por Gerona), extrapolando los resultados de las anteriores elecciones en las que la formación considera que tocó fondo.