Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Mandos del Ejército y la Armada, preocupados por la falta de reclutas, las renuncias de oficiales y la ausencia de conductores para el Líbano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las Fuerzas Armadas alcanzaron la cifra de 76.203 efectivos de tropa y marinería el pasado mes de junio. Sin embargo, existen graves carencias. El modelo actual de reclutamiento prevé hasta 120.000 efectivos. Las principales carencias están en la Armada y el Ejército de Tierra y el Líbano las ha dejado a la luz.

El Confidencial Digital ha podido constatar, gracias al testimonio de mandos militares del Ejército de Tierra y de la Armada, la difícil situación que se atraviesa. Se trata de las dos fuerzas más castigadas por la falta de personal.   En la Armada:   -- El reclutamiento en la Armada “va especialmente mal”. Durante el ejercicio 2004, las cifras de soldados descendieron respecto al año anterior. En 2005 las cifras de altas y bajas se mantuvieron estables. Ese año, la Armada cerró el año con 11.285 soldados y marineros, que representan el 75 por ciento de los efectivos contemplados en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2006.   -- A día de hoy, los mayores problemas de reclutamiento se están produciendo en las unidades embarcadas, no en los destinos de tierra.   -- Además la falta de nuevas incorporaciones empieza a afectar también a los oficiales. El Cuerpo General de la Armada es ya la última opción de preferencia entre los jóvenes que aspiran a entrar en las academias generales. Por otro lado, la desmoralización “está adueñándose de los mandos”.   Por ejemplo, el año pasado “un 25% de los tenientes de navío renunciaron al mando”, denuncian las fuentes consultadas, al tiempo que advierten que “esto en la Armada es especialmente flagrante pues si no mandas en un empleo es prácticamente imposible que mandes en los siguientes”.   -- La única unidad de la Armada que parece no reducirse en el número de efectivos sino todo lo contrario –va en aumento-, es la Infantería de Marina. Hay que recordar que el pasado viernes el Congreso autorizó el envío de 490 de sus integrantes para la misión en el Líbano.   -- La Armada tiene inmovilizadas varías fragatas de la clase Santa María por falta de marineros.   En el Ejército de Tierra:   -- El Ejército de Tierra, alcanzó en 2005 la cifra de 51.330 militares profesionales de tropa. Este número representa casi el 85 por ciento de los efectivos contemplados en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2006.   -- Sin embargo, las unidades de la Fuerza de Acción Rápida del Ejército, por poner un caso, están a la mitad de su capacidad. El caso es especialmente preocupante en las Brigadas de infantería ligera de la Legión, paracaidista y aerotransportable) y en el Mando de Operaciones Especiales.   -- La Brigada de Montaña tiene en la actualidad menos de 800 hombres y, por falta de personal, ha tenido que renunciar a la artillería.   -- Las Brigadas Mecanizadas y la Acorazada también tienen graves problemas de reclutamiento. Uno de los mandos militares consultados advierte que una de las razones por las que no acuden carros de combate al Líbano se debe a la “falta de conductores que los manejen y de barcos para su transporte”.   Por ejemplo, la División Acorazada “Brunete” no ha sido desplegada en territorio libanés porque “el grado de alistamiento de las brigadas que las componen baja del 40 por ciento; es decir, no son unidades aptas para el combate”.   -- El reclutamiento en el Cuerpo de Sanidad es muy complicado. Además, “los médicos militares evitan ir destinados a unidades de combate pues así pueden disponer de consulta privada. Si van a unidades militares o a buques de la Armada para realizar maniobras o participar en misiones, es imposible que puedan atender a su clientela...”, advierten los mandos. Y concluyen: “esto pasa porque los médicos militares, como en general todos los militares, ganan menos que los civiles”.   Por otro lado, los mandos militares destacan que el reclutamiento no es el único motivo de la falta de soldados. Estás son algunas de sus apreciaciones:   -- La calidad del reclutamiento es mala: el soldado vive en un régimen de disciplina militar, carece de derechos de reivindicación sindical, el régimen de ascenso es muy limitado y a los 45 años -posterioremente pueden acogerse al "voluntariado de especial disponibilidad"-, rescinde contrato con Defensa.   -- Por otra parte, al haberse externalizado la Sanidad Militar, “muchos soldados han descubierto el truco de conseguir que un médico perteneciente a un sociedad médica les firme una baja psicológica y se van a su casa o a trabajar en la economía sumergida percibiendo el sueldo íntegramente, igual que los que trabajan”.   La conclusión que realizan los mandos consultados es que “empieza a notarse la desidia y el maltrato presupuestario de las Fuerzas Armadas que han caracterizado a los últimos gobiernos y el actual. Gastamos mucho dinero en armas sofisticadas para alimentar a la industria pública de defensa, pero el nivel de preparación para el combate es nulo”.   Este confidencial se ha puesto en contacto repetidas veces con los departamentos de comunicación del Ministerio de Defensa, del Ejército de Tierra y la Armada, que han preferido no hacer ningún comentario sobre este particular.

·Publicidad·
·Publicidad·