Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los escoltas del País Vasco temen el rebrote de la "kale borroka" tras una reciente reunión de miembros de los "Taldes Y" de ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las personas que desempeñan tareas de escolta en el país Vasco sostienen que recientemente se ha producido un encuentro entre dirigentes de las organizaciones ilegalizadas Segi, Jarrai y Haika para potenciar la “kale borroka” en las calles del País Vasco.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, los escoltas que trabajan en el País Vasco están desde hace algunas semanas en un grado mayor de alerta, si cabe, durante su trabajo diario.   El motivo es que los responsables de la seguridad personal de muchísimas personas amenazadas en el País Vasco tienen conocimiento de una reunión reciente entre dirigentes de las formaciones juveniles cercanas al entorno de ETA, Jarrai-Haika (ilegalizadas en 2001) y su continuadora Segi.   En dicha reunión se han dado órdenes expresas a los jóvenes abertzales de “dar caña” y potenciar la “kale borroka” en las calles del País Vasco.   El objetivo fijado en la “estrategia del miedo” dictada por los proetarras para estas acciones de violencia callejera serían, una vez más, los concejales y políticos vascos. De esta forma, las amenazas, vejaciones y pintadas- afirman los escoltas- van a seguir siendo la tónica constante en el País Vasco contra los cargos políticos electos, a pesar del alto el fuego declarado por ETA.   Por este motivo, afirman, nadie en el País Vasco medita en estos momentos retirar su escolta ya que “el proceso de pacificación va muy mal” –sostienen- y ETA no ha cedido ni un ápice en sus reivindicaciones.   El uso de los “Taldes Y” o grupos de terrorismo callejero fue una creación del dirigente etarra José Luis Alvarez Santacristina "Txelis", y se consagró definitivamente como una de las formas de “lucha” de la banda terrorista a partir del año 1992 cuando, para suplir sus carencias operativas, ETA acudió a la potenciación de las actividades de sabotaje callejero asumidas por estos “taldes”.   Se fija en 1998 el año en que la banda comenzó a acoger a miembros de estas organizaciones para integrarlos en sus comandos (que son los taldes Z).