Lunes 26/09/2016. Actualizado 13:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Partido Popular considera que habrá un auténtico “derrumbe” de la economía española para mediados del año 2006

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los expertos económicos del PP han estudiado muy a fondo la actual situación de la economía española, y sobre todo las medidas que está aplicando –en realidad, que no está aplicando- el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Han llegado a la conclusión de que se producirá un auténtico “derrumbe” en torno a mediados del año 2006.

Los expertos económicos del PP han estudiado muy a fondo la actual situación de la economía española, y sobre todo las medidas que está aplicando —en realidad, que no está aplicando- el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Han llegado a la conclusión de que se producirá un auténtico “derrumbe” en torno a mediados del año 2006. Su análisis es, primero, que la herencia dejada por el último Gobierno Aznar permitirá aguantar todavía un cierto tiempo sin sufrir demasiado. Y, segundo, que la inactividad del actual equipo económico, con un Pedro Solbes a la baja tras verse desautorizado definitivamente por el Presidente del Gobierno dando vía libre a la reforma del Salario Mínimo Interprofesional, provocará la caída general de todos los indicadores, hasta acabar en una auténtica catástrofe. El crecimiento económico habrá casi desaparecido en el 2006, la exportación continuará su grave retroceso, la inflación seguirá disparada, se intensificarán las tensiones en el mercado de trabajo con un notable incremento de las cifras de paro, el diferencial con Europa irá en aumento, los sectores que hasta ahora han tirado de la economía se habrán ralentizado, la competitividad se hundirá... Ése es el desolador pronóstico que manejan los expertos económicos del Partido Popular, que creen que el derrumbe empezará a notarse en el año 2006, sobre todo pasada la primera mitad. Hasta entonces, los problemas no se apreciarán sensiblemente en los bolsillos de la población. Y pasando al terreno estrictamente político, la dirección popular estima que el Gobierno procurará que la sensación de desastre no llegue a los españoles, y que, antes de que lo sufran, procederá a convocar elecciones generales anticipadas, con lo que el PSOE no pagará en las urnas la mala situación de nuestra economía.