Viernes 27/05/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Informes diplomáticos

Preocupación en Exteriores: Marruecos ha puesto como prioridad en 2015 la reclamación de Ceuta y Melilla

El Gobierno alauita aprovechará que se cumplen cuarenta años de la primera ofensiva en la ONU. Preparan acciones sobre las dos ciudades y los peñones de soberanía española

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Marruecos prepara una ofensiva para reclamar los enclaves españoles del norte de África. Diversas organizaciones llevan meses presionando a Mohamed VI para que dé la batalla por recuperar lo que consideran “territorios ocupados”: Ceuta, Melilla, islas Chafarinas, islotes de Vélez de la Gomera, Alhucemas, Perejil. El Ejecutivo español ya se encuentra en alerta.


Mariano Rajoy con el presidente de Marruecos, Abdelilah Benkirane. Mariano Rajoy con el presidente de Marruecos, Abdelilah Benkirane.

“El futuro hará justicia a Marruecos, devolviéndole sus provincias del sur y sus tierras ocupadas”. La frase fue pronunciada hace dos años por Abdelilah Benkirane, primer ministro. Se refería al Sáhara Occidental y a Ceuta y Melilla, además de los pequeños islotes españoles situados a escasos metros de tierra africana.

Hasta ahora, Marruecos ha mantenido en ‘stand by’ su reivindicación de estos territorios que pertenecen a España. La última vez que el país vecino solicitó en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas la devolución de las dos ciudades autónomas y de los pequeños islotes fue en 1975.

Cambio de estrategia de Marruecos

No obstante, España tiene datos que hacen temer lo peor. Diplomáticos expertos en el contencioso han advertido a los máximos responsables del Ministerio de Asuntos Exteriores que Marruecos no ha olvidado esta petición y prepara una ofensiva para volver a activarla.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, Exteriores maneja varios informes internos que detallan cómo Marruecos está realizando movimientos discretos para pasar a la acción en 2015, coincidiendo con el XL aniversario de su reivindicación ante el también llamado Comité de los 24 de la ONU.

Rabat quiere mantener la “marro- quinidad” del Sahara Occiden- tal

Los analistas han detectado que diversas asociaciones y lobbys marroquíes están logrando hacer mella en la voluntad del rey Mohamed VI y el gobierno marroquí. Estos grupos preparan acciones como la que protagonizó el Comité de Coordinación para la Liberación de Melilla ocupando el peñón de Vélez de la Gomera durante unas horas en 2012.

La posición de Marruecos

Durante los últimos treinta y ocho años, Marruecos ha dejado a un lado la reclamación de los territorios del norte. Su política exterior se ha centrado en mantener la “marroquinidad” del Sahara Occidental, que pertenece ‘de iure’ a España, pero que gestiona ‘de facto’ Marruecos.

Marruecos considera que Ceuta, Melilla y los islotes que pertenecen a España son enclaves coloniales y que su reivindicación sería atendida y tomada en consideración en Naciones Unidas. Compara la situación de las ciudades autónomas con Gibraltar.

Es más, se está utilizando ahora el argumento de que estos territorios enclavados en el norte de África no entran en el perímetro de la OTAN, algo que España aceptó cuando se incorporó al pacto en el 86.

De hecho, cuando fuerzas marroquíes ocuparon Perejil, España tuvo que mandar los F-18 y F-1 de manera totalmente autónoma para defender su soberanía al margen de la alianza atlántica.

Tampoco la Liga Árabe y la Unión Africana consideran Ceuta y Melilla como territorios soberanos de España.

La llave la tiene el rey

Fuentes diplomáticas indican que la decisión final sobre esta ofensiva siempre la tomará el rey marroquí. La llave para activar esta reivindicación se encuentra en manos de Palacio, como se denomina en Exteriores a la Corona del país vecino.

De momento, Mohamed VI no ha realizado ninguna declaración al respecto, aunque algunos diplomáticos españoles consideran que el monarca es cada vez más sensible a las reivindicaciones de la población. En este caso, el Gobierno actual es partidario de activar la reivindicación soberana de Ceuta, Melilla y los islotes.

La postura española

En Exteriores existe división de opiniones sobre la situación de Ceuta y Melilla. Mientras un sector de la carrera diplomática considera que las dos ciudades autónomas y los islotes jamás podrán ser considerados territorios coloniales, otro grupo considera que el Ministerio debe prestar máxima atención a esta zona. Alertan de que se trata de un conflicto de máxima prioridad.

En este último sector se enmarca Francisco Villar, ex embajador en Francia, ex embajador representante permanente ante las Naciones Unidas y uno de los diplomáticos mejor considerados en Exteriores. Villar ha declarado que el asunto de Ceuta y Melilla “está pendiendo cual espada de Damocles sobre la cabeza del gobierno español hasta que a Rabat le interese reanimarla”.

De la misma opinión es Ángel Manuel Ballesteros, el primer y único diplomático destinado en el Sahara Occidental tras la salida de España. Afirma que “tratándose del vecino del sur, tan dado a celebraciones, una ignorancia semejante [en relación a Ceuta y Melilla] podría ser peligrosa, por lo que quizá convenga estar preparados”.

Una de las claves que también preocupa a España es la conexión entre el conflicto de Gibraltar y el de Ceuta y Melilla. En Exteriores hay diplomáticos que optan por no insistir en la recuperación de la colonia británica, ya que eso conllevaría la ‘entrega’ de las ciudades autónomas a Marruecos. Consideran que las grandes potencias no permitirían una superioridad territorial de España en un enclave estratégico como el Estrecho.

Fuentes consultadas por ECD añaden que el papel del rey don Juan Carlos será clave en caso de que Marruecos inicie su ofensiva para anexionarse Ceuta y Melilla.

¿Qué opina el Comité de Descolonización de la ONU?

De momento, el Comité de Descolonización no ha incluido a Ceuta y Melilla entre la lista de territorios que las potencias deberían devolver, como es el caso de Gibraltar o las Malvinas.

No obstante, fuentes diplomáticas llaman la atención sobre el hecho de que en el año 75, Ceuta y Melilla sí que fueron motivo de discusión en la ONU. En aquel cónclave, añaden, Marruecos contó con el apoyo de la mayor parte de las grandes potencias mundiales.