Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Zapatero en el CSIC: cansado y poco interesado, bien la ministra de Sanidad, mal el presidente del Consejo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Jueves, 7:30 de la tarde. Sesión en el salón de actos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, presidido por Rodríguez Zapatero. Motivo: los premios de los laboratorios Lilly. Uno de los asistentes hace de improvisado cronista: se dedica a tomar notas a vuelapluma. Entre sus conclusiones, que el presidente parece cansado, que le interesan poco estos asuntos científicos, que la ministra de Sanidad está en su sitio y que el presidente de CSIC se pasa de obsequioso.

Jueves, 7:30  de la tarde. Sesión en el salón de actos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, presidido por Rodríguez Zapatero. Motivo: los premios de los laboratorios Lilly. Uno de los asistentes hace de improvisado cronista: se dedica a tomar notas a vuelapluma. Entre sus conclusiones, que el presidente parece cansado, que le interesan poco estos asuntos científicos, que la ministra de Sanidad está en su sitio y que el presidente de CSIC se pasa de obsequioso.

 

Ofrecemos a continuación las notas de ese improvisado observador:

 

-Salón de actos con una entrada excelente. En la mesa presidencial, ZP flanqueado por las ministras de Educación y de Sanidad. En los extremos de la mesa, el presidente de Lilly y el presidente del Consejo.

 

-Cansancio grande en la cara de ZP. Pequeño tic nervioso. La corbata parece de funcionario ascendido a mucho más en la época de Franco. Tiene un rotulador negro con capuchón plateado. Lleva varios folios grapados en los que hace amago, de vez en cuando, de apuntar algo para no perder el hilo.

 

-La ministra de Sanidad, un diez en peluquería. Un diez en compostura. Erguida, perfectamente vestida, con una lucida camisa y unos pendientes vistosos pero que suenan a bisutería.

 

-La ministra de Educación, con mucho menos presupuesto y dosis de gran cansancio. Viste sencillitamente, y alejada hace tiempo de la peluquería.

 

Así se comporta ZP  

-ZP se nota que ante temas tan específicos de inmunología y tratamientos médicos no entiende nada, ni le apasiona. Está pensando en sus palabras del final. Cuando se habla del virus del SIDA, se ve que por fin le suena a tema más conocido. También cuando un médico cordobés, premiado, habla en broma del buen talante de los linfocitos. Se nota que psicológicamente está  en otro mundo y reacciona a los dos segundos.

 

-No le gusta nada que le hablen de la palabra talante si no es él quien la pronuncia. Se enseñorea cada vez que alguno de los asistentes dice “señor Presidente del Gobierno” y asiente con especial énfasis.

 

-No sabe habitualmente donde poner las manos en la mesa, y se le sube el cachete derecho cuando se aprieta su mano en los mofletes. Lo hace con fuerza y tensión. Se lleva la mano a la boca cuando bebe agua y no utiliza servilleta. El cronista no puede confirmar si hay o no.

 

-Bebe agua en tres ocasiones. Tiene movimiento de cejas y el tupé se lo van adelantando los peluqueros. Mira en varias ocasiones al techo y fondo del pasillo con mirada perdida. Le parece un salón nostálgico, rococó y con demasiada prestancia para la escasez de medios para investigar.

 

-El sillón presidencial es para ZP un potro de tortura. Se nota mucho su incomodidad. La chaqueta, por detrás, le deja un socavón entre el textil y su cuello.

 

-El contexto es algo plúmbeo para los no iniciados en linfocitos, ganglios mesentéricos, visión estática y dinámica en el trafico leucocitario en un ganglio, el linfocito se estimula y destruye, base molecular de las técnicas anti-adhesión en enfermedades inflamatorias, etapas de la formación de la sinopsis inmune, maduración sináptica, reorientación de componentes de secreción. Es verdad que los temas para neófitos son duros.

 

Observaciones políticas  

-El presidente mira en la primera fila a Federico Mayor Zaragoza y le hace un gesto de gran afecto. A lo mejor le ha señalado asuntos para su discurso posterior. Ya le ayuda en alguna comisión de expertos como en el Archivo de Salamanca. Federico supera los 70 años y se conserva de cine.

 

-También hace gesto especialmente cariñoso a un amigo de León que ve en la sala.

·Publicidad·
·Publicidad·