Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El CGPJ le ‘pone las pilas’ a la Fiscalía para que reactive el caso de la contratación irregular de empleados del GIL en La Línea de la Concepción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En 2001, Emilio Rodríguez Menéndez, ahora en prisión, presentó una querella contra Juan Carlos Juárez por la contratación de 140 empleados municipales que provenían de GIL, formación con la que alcanzó el sillón de la alcaldía de La Línea, Cádiz, en 1999. Desde entonces, el asunto sigue pendiente de la calificación provisional y de la fijación del juicio.

El asunto lo sacó a la luz el PSOE y, en concreto, José Carrión, un policía local en excedencia que decidió dejarlo en manos de Emilio Rodríguez Menéndez. El popular letrado aspiraba, en aquel momento, a iniciar una carrera política en la comunidad andaluza desbancando al alcalde de la localidad andaluza, Juan Carlos Juárez, vinculado al GIL hasta 2003, momento en el que pasó al PP.

A pesar de que la demanda judicial se presentó en 2001, el caso no llegó al despacho del fiscal de Algeciras, Juan Cisneros, para su calificación hasta el 24 de enero de 2007. Desde ese momento, el ministerio público tenía de plazo 5 días –establecido por la Ley de Enjuiciamiento Criminal- para su calificación provisional, esto es, para que concretara los delitos que derivan tras la instrucción y las penas correspondientes o, en su caso, lo archivara, si no observaba infracción penal alguna. Este trámite judicial no se ha cumplido, según confirman fuentes jurídicas a El Confidencial Digital.

Por eso, harto de esperar, Carrión ha presentado una queja por “dilaciones en la instrucción” ante el Consejo General del Poder Judicial. Este órgano, tras examinar el expediente, ha decidido emplazar a la fiscalía general para que saque el asunto jurídico de la pila de expedientes y lo ponga de nuevo en movimiento. La fiscalía ahora debe decidir si se han producido esos fallos y ordenar que un fiscal de apoyo se ponga con el asunto o, en su caso, archivar la queja.

A falta de que la fiscalía de Algeciras establezca en que momento se halla el asunto, la acusación particular ya ha advertido de que no se les ha dado traslado de la calificación para que efectúen la correspondiente calificación jurídica. Cuando ese momento llegue, sólo habrá que fijar el momento del juicio oral y el caso podrá llegar a su final.

·Publicidad·
·Publicidad·