Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El representante de Al Gore en España, Juan Negrillo, tiene grandes dificultades para encontrar apoyos en su cruzada ‘made in Spain’ contra el calentamiento global

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A pesar del éxito de “Una verdad incómoda”, el documental del ex vicepresidente Al Gore, Negrillo ha podido constatar la falta de voluntad política y de concienciación ciudadana que hay en nuestro país para contrarrestar la presión de la industria y adoptar medidas que frenen el cambio climático. A su último acto asistieron 20 personas.

El representante del ‘Climate Project’ en España se llama Juan Negrillo, un abogado y economista que se quedó prendado del discurso contra el cambio climático de Al Gore, el vicepresidente de EE.UU. durante el gobierno de Bill Clinton. Lo escuchó, lo digirió y decidió implicarse. Se trata del primer español que ha recibido formación directa de Al Gore para impartir conferencias explicando el documental, ‘Una verdad incómoda’, que ya ha conseguido un Oscar y que le ha valido la nominación al Premio Nóbel de la Paz 2007.

La iniciativa ha otorgado popularidad e influencia al Proyecto Climático y relevancia a los representantes de la iniciativa en otros países, pero Negrillo ha advertido ya la dificultad de hacerse un hueco y lograr el apoyo de empresas y particulares en la lucha contra el calentamiento global. Lo dice con la experiencia de quien ha pronunciado más de mil conferencias y charlas por todo el mundo.

En la última cita, el viernes 18 de mayo en Madrid, apenas veinte personas se presentaron en la sala de la Casa Encendida. Tampoco cuenta con el patrocinio de ninguna empresa pero sí con el apoyo de la suya propia, Futura Studio, que le cede tiempo para sus charlas y reuniones. Hay que recordar que a los mensajeros del Climate Project se les prohíbe cobrar remuneración a cambio. 

La falta de ecos no le ha hecho desistir. “Estamos a tiempo de mitigar el desastre. Sólo falta voluntad política y cívica. Las personas son las que remueven voluntades ygeneran cambios en las administraciones. Las soluciones están diseñadas y al alcance de la mano, pero no hay voluntad política. El Gobierno tiene la obligación de promover un cambio de energía y de enviar señales a los operadores nacionales”.

Algo se ha conseguido. Según Negrillo, el Gobierno está preparando un mapa de las necesidades energéticas españolas, a 30 ó 40 años vista, para estudiar si pueden cubrirse con energías renovables.

·Publicidad·
·Publicidad·