Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La dureza de la ley de inmigración alemana causa una “fuga de cerebros”: sólo con un contrato de 84.000 euros al año obtienen permiso de trabajo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Quien no sea ciudadano de la Unión Europea y quiera obtener un permiso de trabajo y residencia indefinida en Alemania, debe encontrar en este país una empresa dispuesta a pagarle un sueldo de por lo menos 84.000 euros al año. Sólo en ese caso se le considera altamente cualificado.

Según informa el diario alemán Deutsche Welle, el país germano empieza a perder pujanza como foco de atracción de investigadores extranjeros y trabajadores altamente cualificados. Durante el pasado año apenas se radicaron en Alemania novecientas personas que corresponden a la categoría de alta capacitación.   La razón: la dureza de la nueva ley de inmigración. Para ser considerado trabajador altamente cualificado y conseguir de esta manera un permiso de trabajo y residencia indefinida, una empresa alemana debe ofrecerte una contrato de 84.000 euros al año.   En opinión de los expertos, las estadísticas han dejado en evidencia que si Alemania no se quiere quedar atrás en la carrera por atraer a los profesionales mejor capacitados, debe modificar su normativa sobre inmigración. Así las cosas, el Partido Socialdemócrata (SPD) y la Unión Cristianodemócrata (CDU) han comenzado a debatir la posibilidad de reducir las trabas que ellos mismos han introducido en la legislación.   El político socialdemócrata Dieter Wiefelspütz se ha manifestado partidario de disminuir los obstáculos a ese segmento de los inmigrantes: “Un excelente científico joven no gana aún 80.000 euros al año, sino que tiene un ingreso inferior. No obstante, deberíamos poder atraerlo para que se venga a Alemania si aquí lo necesitamos”.   Por su parte, el Ministerio del Interior, que está en manos de la CDU, propone cambios a la ley de inmigración, si bien sólo para los profesionales jóvenes. En su balance se habla de exigir como mínimo un ingreso de 64.000 euros.   En su momento se planteó la aplicación de un sistema de puntos, similar a los existentes en Australia y Canadá. De esa forma, lo decisivo para conceder un permiso de residencia no sería el sueldo, sino las calificaciones del postulante, su experiencia profesional y el dominio de idiomas. Pero los intentos de introducir semejante modelo siempre han fracasado debido a la resistencia de la CDU, que teme una excesiva apertura del mercado laboral alemán.

·Publicidad·
·Publicidad·