Actualidad

Estos son los alimentos que más engordan

España sufre una epidemia generalizada de obesidad y sobrepeso

Hamburguesa.
photo_camera Hamburguesa.

No tengo tiempo para cocinar. Esta es una de las frases más utilizadas y, en ocasiones, se utiliza para justificar hábitos alimenticios poco saludables. El ritmo de vida actual nos hace abusar de conservas, sopas, productos semielaborados… Platos de rápida elaboración pero que son una auténtica bomba calórica. 

España sufre una epidemia generalizada de obesidad y sobrepeso. Nuestro país ocupa el segundo lugar de la Unión Europea (después del Reino Unido) con más personas obesas, y según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 70% de nuestra población es obesa. Los factores que nos han llevado a esta situación son muchos y variados, pero se pueden resumir en uno: los españoles comemos mal.

Patatas fritas

Las patatas fritas, ya sean envueltas de forma convencional, envueltas en paja, las que recibimos como complemento de una comida compleja en McMenu, o las que cocinamos en casa en una sartén con aceite caliente y sal, ambas en la parte superior de la pirámide representada por los investigadores. En definitiva esta es una verdadera bomba de calorías y, además, un producto increíblemente insano.

El problema de los alimentos como las patatas fritas o los fritos en general, es que absorben mucho aceite (alrededor del 10% de su peso). Por ejemplo, una ración de calamares fritos tiene 250 calorías. Por ello, a la hora de preparar estos platos, deberás limpiarlos con bastante papel absorbente.

Así lo advirtió en 2011 un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard sobre una cohorte de más de 120.000 personas. Las investigaciones han demostrado que las papas fritas son el alimento que engorda. De hecho, como señaló Martínez-González, este estudio indica que "comer papas fritas está más asociado con el aumento de peso que comer galletas dulces y saladas".

Patatas fritas.
Patatas fritas.

Refrescos

Los refrescos con sabor dulce ocuparon el segundo lugar en la lista elaborada por el prestigioso Departamento de Nutrición de Harvard. Estos son alimentos que, seamos claros, no son buenos para nuestra salud. Como se ha señalado reiteradamente en Sinazul.org, una lata típica de Pepsi de 330 ml contiene 34,98 gramos de azúcar, lo que equivale a 8,7 terrones de azúcar. La cantidad de azúcar que aporta una botella supera la recomendación de no más del 5% de azúcar libre al día (unos 25 gramos).

En forma líquida y con muy baja saturación, muchas personas piensan que los refrescos azucarados no engordan, pero las investigaciones también demuestran que beber esta agua no contribuye a mantenerse en forma. El Dr. Paula Rosso también advierte sobre los efectos nocivos de los azúcares añadidos: “Son los que se utilizan en la fabricación de alimentos y bebidas. Pero tampoco se recomiendan porque contienen azúcar agregada que la mayoría de nosotros no necesitamos y aumentan nuestra ingesta de calorías".

En definitiva, el principal problema de las gaseosas es que contienen mucha azúcar. Recuerda que las versiones "light", aunque más bajas en calorías, contienen edulcorantes que provocan un aumento de peso continuado.

Comida rápida

No encontraremos nada si decimos que la comida rápida (barbacoas, hamburguesas, perritos calientes y otros complementos poco saludables y ricos en calorías) ciertamente ha contribuido a la tasa de obesidad actual en nuestro país. Fue Martínez-González quien advirtió en una entrevista. “Terminamos imitando las costumbres norteamericanas a través del clericalismo, y nos zambullimos en McDonald's, Burger King, barbacoa y bebidas azucaradas”, dijo el epidemiólogo.

 

Aunque dependen en gran medida de los ingredientes, las hamburguesas, la pizza, los kebabs y otras "comidas rápidas" tienen muchas calorías (por ejemplo, un bistec tiene 600 calorías por porción). Y teniendo en cuenta que suelen acompañarse de refrescos, patatas y postres, es mejor limitar su consumo.

Según Martínez-González, el menú tradicional que se sirve en los restaurantes de comida rápida no solo muestra un exceso de calorías, sino también un producto que, según Martínez-González, “consiste en las peores comidas, cosas relacionadas con el sobrepeso”. peso y obesidad. Donde la carta incluye hamburguesas fiambres, bebidas azucaradas y patatas fritas (más ketchup, mayonesa y mostaza, todos ellos elaborados), obtenemos aproximadamente 1.300 kilocalorías entre pecho y espalda (60% del Consumo Medio Diario).

Pizza.
Pizza.

Embutidos y fiambres

El 28 de octubre de 2015, la OMS publicó un informe que, tras años de investigación, concluyó que la carne procesada es cancerígena para los humanos. Por carne procesada entendemos el fuet, el solomillo, el hot dog, la hamburguesa, el bacon o las conservas como el paté. Este tipo de alimentos se asocian no solo con una mayor probabilidad de desarrollar hasta siete tipos diferentes de cáncer, sino también con la obesidad y el sobrepeso.

En la dieta hay que tener en cuenta qué fiambres y embutidos son comestibles y cuáles no. Así, la mortadela (300 kcal/100 gramos) y el chorizo ​​(400 kcal/100 gramos) están prohibidos. Sin embargo, podemos utilizar jamón serrano, que aporta solo una caloría por gramo.

Otros

Los dulces navideños, que aunque solo se toman en Navidad, el exceso puede repercutir en nosotros en forma de unos cuantos kilos innecesarios. Los mazapanes, que incluyen almendras y varios azúcares, son los alimentos con más calorías. Cien gramos de mazapán equivalen a 500 kcal.

El chocolate blanco es el tipo de chocolate más denso. Contiene 50 calorías por cada 100 gramos más que otras variedades. 

Los frutos secos son ricos en ácidos grasos omega-3 que ayudan a proteger contra las enfermedades del corazón. Sin embargo, tanto las nueces como otros frutos secos como las avellanas o los anacardos contienen unas 600 calorías por cada 100 gramos, por lo que conviene limitar su consumo y combinarlo con ejercicio.

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?