Casas reales

“Me alegro de verte, papá”, el abrazo de Felipe VI a su padre don Juan Carlos en Atenas

El encuentro se produjo durante una cena familiar y privada organizada el domingo por Pablo de Grecia con motivo del funeral por Constantino

Juan Carlos I y doña Sofía, en el funeral por Constantino de Grecia.
photo_camera Juan Carlos I y doña Sofía, en el funeral por Constantino de Grecia.

“Me alegro de verte, papá”. Fue el emotivo saludo del rey Felipe VI a su padre en Atenas, mientras le daba un abrazo. Ambos se encontraban en la capital griega para asistir el funeral y entierro del rey Constantino II, hermano de doña Sofía.

Según han relatado a Confidencial Digital personas que presenciaron la escena, el hecho se produjo en la noche del domingo, con ocasión de la cena familiar organizada por el hijo mayor de Constantino, Pablo de Grecia, a la que asistieron todos los miembros de las dos familias reales, griega y española.

En ese momento privado, sin la presencia de fotógrafos y televisiones, el rey Felipe VI y don Juan Carlos se fundieron en un abrazo, y el primero expresó a su padre la alegría que le daba verle allí, después del encuentro que tuvieron en mayo, en La Zarzuela, cuando el rey emérito viajó a Sanxenxo para participar en unas regatas.

La familia real al completo

La familia real española al completo llegó el domingo por la tarde a Atenas al hotel King George, para estar presentes en la despedida del Constantino II, a quien le unían intensos lazos por la vinculación directa con sus hermanas, doña Sofía y la princesa Irene, y por las largas estancias de la familia real griega en Marivent, durante los veranos, pero también en Madrid.

En la capital helena se encontraba desde el día 5 doña Sofía, quien se había trasladado allí al tener noticia del agravamiento en el estado de su hermano Constantino.

Y allí viajaron desde España los reyes Felipe y Letizia sin sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, que han continuado con la actividad escolar, la primera en Gales, la segundo en Madrid, en el colegio Rosales.

Don Juan Carlos se desplazó desde Abbu Dabi, y desde Madrid llegaron el resto de la familia: la infanta Elena con sus hijos Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, y la infanta Cristina con sus cuatro hijos.

Una cena familiar

En el interior del hotel se produjo el encuentro de la reina Sofía con sus hijas, las infantas Elena y Cristina, y los hijos de ambas, y juntos compartieron un almuerzo.

Y por la noche tuvo lugar la citada cena familiar, que reunió a los Borbón y a los Grecia, sin cámaras, donde se produjo el emotivo encuentro entre don Felipe y don Juan Carlos,  el abrazo mutuo.

Hacía mucho tiempo que no se producía un encuentro público de la familia real española, concretamente desde el funeral de la infanta Pilar, en 2012. Junto con Dinamarca, ha sido la única Casa Real que ha acudido a Atenas casi al completo.

Reconciliación Marie Chantal-Letizia

Los actos fúnebres celebrados en Atenas han sido ocasión para una ‘reconciliación’ de Marie Chantal, esposa de Pablo de Grecia, hijo mayor y sucesor del rey Constantino, con la reina Letizia, distanciadas desde que, tras el incidente en la catedral de Palma de Mallorca entre doña Letizia y doña Sofía por unas fotografías, Marie Chantal publicó en Twitter varios mensajes criticando abiertamente a la reina española. Tal situación creó problemas en la relación entre Pablo de Grecia y Felipe de Borbón.

 

La reconciliación se mostró públicamente cuando las dos salieron juntas del hotel donde se alojaron las familias, pero más aún cuando hicieron lo mismo, pero cogidas del brazo y charlando amigablemente, al abandonar la catedral de Atenas donde se había oficiado el funeral de cuerpo presente por Constantino II.

Ambiente de cercanía

Las autoridades griegas catalogaron el funeral como privado, si bien la presencia de familias reales europeas se produjo de forma ‘organizada’, con cierto protocolo, es decir, que fueron llegando por turnos.

Por ese motivo, no estaba previsto que se produjera un encuentro público entre el rey Felipe VI y su padres a la entrada de la Catedral, a la que entraron por separado.

Sin embargo, en el interior el ambiente fue de normalidad y hasta cercanía. Aunque los sentaron en bancos enfrentados, uno para los reyes en ejercicio, el otro para la familia de doña Sofía, las miradas fueron cómplices e intentando transmitir naturalidad.

Besos a los sobrinos

Fuentes de alto nivel consultadas por Confidencial Digital cuentan también que la reina Letizia había estado expectante ante la posibilidad de un encuentro “forzado” con don Juan Carlos en el funeral por Constantino, y que, sin embargo, ese momento no ha sido no ha sido tan “difícil’ como se podía temer.

La última vez que se les vio juntos públicamente fue el pasado 19 de septiembre, en Londres, en el funeral de la reina de Inglaterra, Isabel II. 

Otra preocupación que rondaba por la cabeza de la reina era cómo se desarrollaría el encuentro con sus cuñadas, las infantas Elena y Cristina, y con sus hijos.

Según ha sabido ECD, de personas presentes en los actos, durante el funeral en la catedral de Atenas la reina Letizia tomó la iniciativa y se acercó al banco donde se encontraban sentados las infantas Elena y Cristina junto a sus hijos, y allí lanzó unos besos a sus sobrinos.

“Una manera de apaciguar las aguas”, aseguran fuentes cercanas al entorno real.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?