Casas reales

Felipe VI: “Debemos dejar de lado las diferencias” ante el coronavirus

En su mensaje por la epidemia, obvia la polémica de la herencia de Juan Carlos I. Las caceroladas y los gritos de “¡Viva el rey!” rivalizan durante el discurso

Felipe VI se dirige a los españoles por la crisis del coronavirus.
photo_cameraFelipe VI se dirige a los españoles por la crisis del coronavirus.

El rey pide, en un mensaje dirigido a los políticos y a los ciudadanos, que ante la crisis del coronavirus se dejen de lado las diferencias. Además, ha insistido en la necesidad de que los españoles se unan, que luchen juntos “con serenidad y confianza, con decisión y energía”, en la línea de la campaña publicitaria del Gobierno a favor de la unidad ante esta situación de emergencia.

Felipe VI ha dirigido por TVE y RNE un mensaje extraordinario, el segundo que pronuncia en sus más de cinco años de reinado, después del que lanzó después del referéndum ilegal de independencia en Cataluña en octubre de 2017.

Sus palabras han llegado cuatro días después de que el sábado el Gobierno aprobara en Consejo de Ministros un real decreto para declarar el estado de alarma, con una serie de medidas inéditas en la Historia reciente de España destinadas a frenar la propagación del coronavirus.

El jefe del Estado ha dedicado buena parte de su mensaje, de pocos minutos, a expresar su agradecimiento a los profesionales que están luchando en primera línea: sobre todo, los médicos, enfermeros y demás personal sanitario que están atendiendo en los hospitales a los contagiados.

Pero sobre todo sus palabras han ido dirigidas a tratar de alentar a los ciudadanos la necesidad de adaptarse a la situación, de seguir las instrucciones de las autoridades y de mantener la unidad para que las diferencias no dificulten la estrategia contra la epidemia.

El discurso del rey ha llegado cuatro días después de que el Gobierno declarara el estado de alarma por la crisis sanitaria, y en medio de la polémica por las revelaciones sobre el patrimonio del rey Juan Carlos y la herencia a la que Felipe VI se ha comprometido a renunciar.

Sin citar este asunto, que ha provocado críticas a la monarquía junto a peticiones de que diera un paso al frente en esta situación de emergencia, el rey ha asegurado que “todos vamos a dar ejemplo una vez más de responsabilidad, sentido del deber, civismo, humanidad, entrega y solidaridad”, especialmente con los más vulnerables, “para que nadie pueda sentirse solo o desamparado”.

Para las 21:00, cuando ha comenzado el discurso del rey, estaba convocada una cacerolada desde organizaciones de izquierdas y republicanas para protestar contra la monarquía y exigir que Juan Carlos I done los millones que, según se ha publicado, recibió de Arabia Saudí, para así ayudar a financiar la sanidad pública española frente al desafío que supone el coronavirus.

De ahí que en distintos puntos de España se hayan escuchado caceroladas y golpes en balcones y ventanas, que en algunos casos han sido contestados por vecinos que ponían el himno de España, o que gritaban vivas al rey ante las críticas.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?