Casas reales

El rey se dirige en Nochebuena al colectivo más republicano: los jóvenes

Encuestas publicadas este año muestran que los menores de 35 años son quienes menos apoyan la monarquía. Felipe VI les dedicó buena parte de su discurso, frente a las alusiones de pasada de años anteriores

El rey Felipe pronuncia el discurso de Nochebuena de 2018.
photo_cameraEl rey Felipe pronuncia el discurso de Nochebuena de 2018.

En los diez minutos de mensaje de Nochebuena -uno de los discursos más importantes del año-, Felipe VI utilizó como hilo conductor la idea de convivencia: a su juicio, el principal fruto de la Transición, “la obra más valiosa de nuestra democracia”, “el mayor patrimonio que tenemos los españoles”.

Dentro de ese discurso en favor de los valores de concordia, tolerancia, respeto y acuerdo que fraguaron la Constitución de 1978 que acaba de cumplir 40 años, el rey decidió este año incluir una referencia notablemente extensa dirigida a los jóvenes.

Atención directa a los jóvenes

En los cuatro años anteriores en que don Felipe se dirigió a los españoles como rey, hizo mención expresa a los jóvenes, sobre todo mostrando su preocupación por el altísimo porcentaje de paro que afecta a los trabajadores de menor edad.

Por ejemplo, el año pasado se refirió a “las consecuencias generadas por la reciente crisis económica, que tanto daño ha hecho a no pocas familias, y ha afectado tanto al futuro de muchos jóvenes”. En 2016 deseó “que nuestros jóvenes puedan tener oportunidades de futuro, de ilusión, de confianza”. Y en años anteriores hizo menciones similares, hablando del paro o de la educación de los jóvenes.

Pero en este 2018 Felipe VI puso una atención especial en los jóvenes en su discurso televisado. Introdujo el tema al hilo de sus palabras de reconocimiento a quienes fueron protagonistas de la Transición de la dictadura a la democracia: “A los que no vivisteis aquel tiempo y especialmente a las generaciones más jóvenes, tenemos el deber de haceros partícipes de ese período de nuestra historia”.

A partir de ahí, el rey abordó muchos de los problemas que aquejan a las generaciones más jóvenes: “Sabéis que es muy difícil encontrar trabajo sin una adecuada formación. Muchos la tenéis, pero a veces os veis obligados a ocupar un puesto de trabajo que no es para el que os habéis preparado o que no responde a vuestras expectativas. Y os tenemos que ayudar: a que podáis construir un proyecto de vida personal y profesional, con un trabajo y un salario dignos, a tener un lugar adecuado donde vivir y, si así lo queréis, a formar una familia y poder conciliar con la vida laboral”.

De hecho, habló de la “deuda pendiente con nuestros jóvenes” que tiene la sociedad española, que debe conseguir legar “un país mejor, más creativo, más dinámico, y siempre en vanguardia”.

Los menos monárquicos

Fueron, por tanto, hasta cinco párrafos de alocución este año, frente a una frase suelta y un par de referencias en años anteriores.

A este respecto, cabe destacar que esta reflexión extensa dedicada a la juventud llega al final de un año en que varios medios de comunicación, principalmente de izquierdas, han publicado encuestas que muestran que el punto más débil del apoyo ciudadano en España a la monarquía está, precisamente, en los más jóvenes.

Sondeos difundidos a lo largo de este 2018 por Público, El Diario.es, El Huffington Post, El PluralRevista Contexto indican que entre los menores de 35 años el apoyo a la monarquía como forma de Estado es mucho menor que entre los votantes de mayor edad. Además de ser más partidarios de una república, son los más jóvenes los más favorables a que se celebre un referéndum en España con esa dicotomía monarquía/república.

Por la “igualdad real entre hombres y mujeres”

Otro sector de la sociedad con el que el rey quiso tener una atención especial fue con las mujeres víctimas de violencia, sobre todo, violencia de género. Con palabras similares a las del año pasado, y también al comienzo de su discurso: dijo que la violencia de género, “de tan triste actualidad”, “merece siempre nuestra repulsa y condena más enérgica y el empeño de toda la sociedad para erradicarla de nuestra vida”.

Y en el año en que el feminismo dio un nuevo salto en nuestro país con la huelga de mujeres del 8 de marzo y otras iniciativas similares, mostró sus deseos de que cada día se construya “una España más cohesionada socialmente y más comprometida con la igualdad real entre hombres y mujeres”.

Convivencia frente al rencor y el pesimismo

Más allá de esas referencias a jóvenes y mujeres, don Felipe sobre todo se centró en defender la importancia de la convivencia social y ciudadana como el gran fruto de la Transición que se plasmó en la Constitución.

De esa convivencia destacó que “es incompatible con el rencor y el resentimiento, porque estas actitudes forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan; una convivencia en la que la superación de los grandes problemas y de las injusticias nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento, sino del acuerdo y de la unión ante los desafíos y las dificultades”.

Fue su única referencia hacia las amenazas contra el orden constitucional o la tensión que puede existir en España, sin citar explícitamente el proceso independentista en Cataluña.

Terminó, como suele ser habitual en este tipo de mensajes navideños, con unas palabras de aliento y esperanza: “Debemos valorar con orgullo lo que somos, lo que hemos hecho y confiar en lo que podemos hacer entre todos, alejando el desencanto o el pesimismo”.

Eso, unido a su llamamiento a preservar esta convivencia, “el mejor legado que podemos confiar a las generaciones más jóvenes; y, por ello, debemos evitar que se deteriore o se erosione; debemos defenderla, cuidarla, protegerla; y hacerlo con responsabilidad y convicción”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?