Negligencia.
photo_camera Negligencia.

Cuídate

¿Cómo detectar una negligencia de asfixia intraparto y evaluar las lesiones cerebrales?

Es importante saber cuando se trata de una negligencia para saber como actuar y ayudar a más personas

Las negligencias médicas son un hecho, son muchas personas las que las sufren y las consecuencias son, en muchas ocasiones, devastadoras para las familias.

Sin embargo, también es cierto que muchas veces no sabemos identificar esto cuando presentamos un problema o si el problema que tiene un ser querido es derivado de una negligencia médica. Esa falta de conocimiento es la responsable de que muchos casos de negligencias médicas no trasciendan, aspecto que es de gran importancia para evitar que esos casos vuelvan a repetirse y puedan continuar afectando a la vida de muchas personas. 

Dentro del amplio ámbito de las negligencias médicas, unas que son relativamente comunes son las negligencias médicas en partos, especialmente las relacionadas con la falta de oxígeno durante ese proceso, lo que puede desencadenar en importantes lesiones cerebrales y afectar así a la calidad de vida del bebé que acaba de nacer, así como también a la de sus padres.

Cómo detectar una negligencia médica por asfixia intraparto

La falta de conocimiento es, como comentamos anteriormente, la principal causa de tomar acciones legales. Por ello es importante saber cómo detectar, en este caso, una negligencia de asfixia intraparto y así solicitar la asesoría legal adecuada. 

A continuación compartimos algunas señales destacadas para saber detectar una negligencia médica de este tipo.

Revisión de antecedentes y cuadro general

Lo primero que se considera en el caso de las negligencias medicas por asfixia son los cuadros indicadores, tanto si las lesiones generadas durante el parto generan incapacidad permanente, como también si generan una pérdida del feto. Para ello se deben revisar todas las pruebas relacionadas con el caso, desde el seguimiento y control del embarazo hasta el momento del parto, el procedimiento, medicamentos suministrados y demás.

Si bien no resulta sencillo determinar un caso de negligencia, con el debido análisis de las pruebas es factible determinar la responsabilidad de los médicos al descartar antecedentes genéticos en los daños cerebrales. Se considera negligencia cuando la situación se hubiese podido evitar, al tomar otras decisiones fundamentales, como puede ser el caso de elegir un momento más adecuado para el parto, una intervención quirúrgica durante la gestación o el suministro de fármacos específicos. 

Indicadores de negligencia médica

La falta de oxígeno durante el parto, también conocida como asfixia, puede generar graves lesiones cerebrales permanentes en el bebé. Los padres son los primeros en sospechar cuando algo no ha salido bien durante el parto, especialmente cuando todo parecía ir perfectamente bien durante el control del embarazo. Pese a la sospecha de negligencias médicas, un equipo de abogados especialistas en el área deberá analizar de forma minuciosa todas las pruebas, informes médicos y valorar el nivel de daño cerebral y corporal. 

Los casos de asfixia intraparto y encefalopatía hipóxico-isquémica más comunes están asociados con las siguientes complicaciones:

  • Ruptura uterina.

     
  • Desprendimiento prematuro de la placenta.

  • Embolismo del líquido amniótico.

  • Prolapso del cordón.

  • Hemorragia feto materna.

  • Exanguinación fetal como consecuencia de la existencia de vasa previa.

Los problemas anteriores derivan casi siempre en isquemia o hipoxemia cerebral, pudiendo en algunos casos, estar los dos problemas presentes al mismo tiempo. Esto, además de generar lesiones cerebrales permanentes e irreversibles, pueden generar otras patologías que pueden afectar a la calidad de vida del bebé, siendo los más comunes, los problemas renales, pulmonares, cardiológicos, hepáticos y metabólicos, entre otros. 

Entre los criterios que se consideran para determinar este tipo de negligencias médicas están la reanimación cardiopulmonar, evidencia de acidosis metabólica intraparto, parálisis cerebral, inicio precoz de encefalopatía, entre otros. Adicionalmente, se consideran otros aspectos que, aunque no son criterios básicos, se tienen en cuenta para hacer un diagnóstico de negligencia médica, como es el caso del deterioro de la frecuencia cardíaca del bebé, evento centinela antes o después del parto, disfunción multiorgánica, alteración cerebral, entre otros. 

Es, justamente por lo anterior, que resulta tan importante hacer una evaluación rigurosa de los informes y pruebas médicas, así como un análisis profundo de las decisiones tomadas, antes y durante el parto. Si bien es un procedimiento complejo, es factible determinar la responsabilidad en estos casos. 

Evaluación de las lesiones cerebrales 

Otro aspecto de gran importancia y que siempre se debe considerar para la presentación del caso, es la evaluación de las lesiones cerebrales, ya que cuanto más graves sean esas lesiones, la indemnización será mayor. La clasificación se hace en base a una escala que se determina en función de la capacidad de despertar, respuestas motrices y tono muscular, entre otras. 

A continuación compartimos las características más destacadas de cada nivel de clasificación:

  • Lesiones leves: se consideran como lesiones leves aquellas que se manifiestan durante los tres días posteriores al momento del nacimiento o que son considerablemente pequeñas, casi imperceptibles.

  • Lesiones moderadas: en este caso, las lesiones moderadas están relacionadas con otro tipo de problemas de mayor gravedad, como las convulsiones aisladas, convulsiones repetitivas, poca reacción ante los reflejos, entre otros.

  • Lesiones graves: este tipo de lesiones, evidentemente, son las más graves, y afectan seriamente a la calidad de vida del bebé que acaba de nacer. Se consideran graves lesiones sumamente evidentes del tallo cerebral que tienen como consecuencia estados epilépticos, estado de coma, convulsiones, entre otros.

Para determinar todo lo anterior, un equipo de profesionales altamente cualificado debe analizar las pruebas médicas y hacer todas las evaluaciones complementarias que considere pertinentes para determinar si efectivamente hubo o no hubo negligencia médica durante el proceso de parto. Para ello se requieren evaluaciones adicionales, como estudios del flujo sanguíneo cerebral, estudios neurofisiológicos del daño cerebral, diagnóstico cerebral de la privación de oxígeno, resonancias magnéticas, ultrasonografía del cráneo y marcadores bioquímicos que indiquen las secuelas neurológicas. 

Las negligencias médicas son un hecho, y en el caso de los partos es un problema que ocurre con más frecuencia, afectando al bebé y a los padres de formas más o menos severas. En algunos casos, incluso, el bebé fallece durante ese proceso. La sospecha de los padres es el primer paso y luego contactar con profesionales para hacer todos los estudios pertinentes y así determinar la negligencia médica, con el fin de exigir la indemnización correspondiente. Además, es importante denunciar para establecer precedentes y los cambios necesarios para mejorar los protocolos de atención en el sistema de salud. 

Suecia y Finlandia se convierten en miembros de la OTAN

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes