Labios.
photo_camera Labios.

Cuídate

Los labios también envejecen: ¿Cómo cuidarlos?

“Independientemente de la edad, todos los labios son susceptibles de mejorar y ser tratados con ácido hialurónico”

El cuidado de la piel y la medicina estética están volviéndose un pilar importante en nuestro estilo de vida. Atrás ha quedado el estereotipo de la medicina estética relacionada con tratamientos permanentes y exagerados. Hoy en día hablamos de una medicina estética también preventiva, dónde lo más importante es respetar el sello de identidad, es decir, no se busca transformar sino embellecer, no se niega el envejecimiento sino que se busca el ‘buen envejecimiento’ utilizando tratamientos que nuestro cuerpo va reabsorbiendo con el tiempo, tratamientos que fomentan la propia estimulación de colágeno y elastina de nuestra piel. 

Y dentro de las distintas zonas faciales y corporales que se pueden abarcar en medicina estética, los labios cada vez están ganando más protagonismo. ¿El motivo? El impacto que tienen en la armonía de nuestra anatomía facial. 

En dermatología estética dividimos la cara en tres tercios (superior, medio e inferior), esta segmentación nos ayuda a la hora de planificar diferentes tratamientos. La estructura principal en el tercio inferior son los labios, independientemente de que sean finos o gruesos. Esto significa que cómo los cuidemos tendrá un impacto en el aspecto global de nuestro rostro.

  Cara de una persona con la boca abierta

Descripción generada automáticamente con confianza media

¿Es necesario cuidar los labios? 

Cuando juntamos en una misma frase medicina estética y labios, enseguida pensamos en un tratamiento de aumento de volumen, pero no es así. Los labios, como el resto de la cara, tienen su proceso de envejecimiento y este repercute en la aparición de otros signos como el famoso ‘código de barras’ , o incluso las ‘líneas de marioneta’. El tejido de los labios se va volviendo más fino con el tiempo, y según el estilo de vida, los hábitos y la predisposición genética de cada uno, pueden presentar también deshidratación, asimetrías o mermar su volumen desproporcionándolos del resto de la anatomía facial. Texto

Descripción generada automáticamente

Los rasgos más característicos del envejecimiento de los labios son:

  • Alargamiento del labio superior: labios más finos con pérdida de volumen y aparición de código de barras (líneas verticales por encima del labio). 
  • Descenso y adelgazamiento de las comisuras, que acaban dando una expresión cóncava a los labios en reposo. 
  • La caída de la mejilla contribuye a un envejecimiento de toda la zona perilabial que termina subrayando los surcos nasogenianos y las líneas de marioneta. 

¿Cómo conseguir unos labios saludables? 

Independientemente de la edad, todos los labios son susceptibles de mejorar y ser tratados con ácido hialurónico inyectado, una sustancia que está presente en nuestro cuerpo y que nos ayuda a la producción de colágeno, además de mantener los niveles óptimos de humedad en la piel. 

Existen numerosos tipos de ácido hialurónico, los cuales, según el plano, la zona a tratar y la técnica de inyección nos proporcionan distintas características. Para mantener y recuperar la textura, la jugosidad y la hidratación de los labios sin cambiar la forma ni añadir volumen, es suficiente con tratar la zona con un tipo de ácido hialurónico de muy baja densidad, es decir, uno que humecte e hidrate los tejidos. Se puede empezar con un tratamiento anual, después retrasarlo cada año y medio, y después mantenerlo según necesidad y valoración del paciente. 

Como broche final, para que cualquier tratamiento en consulta tenga un mayor y mejor resultado, es indispensable el cuidado diario de la piel con la cosmética adecuada. A diferencia del resto de la cara, en los labios no se necesitan varios pasos ni varios productos que aplicar para un correcto cuidado, solo se necesita una buena hidratación (con barras de vaselina, letibalm o cacao) y protección solar. Los labios son de las zonas del cuerpo más propensas a secarse, debido a que, a diferencia de otras partes del cuerpo, no producen una lubricación natural, por lo que debemos ser nosotros quien la apliquemos. 

Sobre la Dra. Dannia Shannen:

Mujer sonriendo en frente de una mesa

Descripción generada automáticamente

Médico especialista en Medicina estética con título de experto universitario en Dermatología Oncológica e infecciosa, título en Enfermedades Dermatológicas inflamatorias y hereditarias, diplomatura universitaria de Patología Dermatológica más frecuente, máster propio en Dermatología Clínica y máster propio en Nutrición.

Enlace Instagram: @doctora.shannen

Página Web: www.doctorashannen.es
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?