La adicción continúa siendo una enfermedad desconocida
photo_cameraLa adicción continúa siendo una enfermedad desconocida

Cuídate

Mitos y realidades sobre las adicciones

Las adicciones al alcohol, heroína, cannabis, cocaína y ludopatías siguen siendo las grandes desconocidas

Socialmente, continúa habiendo mucha desinformación con respecto al consumo de sustancias o emisión de conductas adictivas. Hoy en día, la adicción continúa siendo una enfermedad con respecto a la que sigue habiendo reticencias y desconocimiento.

La adicción es una enfermedad primaria, es decir, no depende de ninguna otra y de carácter crónico, que se basa en la pérdida de control con respecto al consumo de una sustancia o la realización de una conducta adictiva, a pesar de las consecuencias negativas ocasionadas por este. Para que una persona desarrolle una adicción se tienen que dar una serie de factores como predisposición genética, características de personalidad, factores ambientales, la oportunidad, etc. Además, es importante reseñar que la adicción genera cambios en la estructura y el funcionamiento del cerebro.

Pese a que existan diversas campañas preventivas de drogadicción, el estigma que continúa asociándose a esta enfermedad, y esto hace que continúen existiendo diferentes mitos al respecto. A continuación, se van a exponer algunos de ellos:

Alcohol

  • Beber alcohol únicamente los fines de semana no perjudica ni daña al organismo

El consumo de alcohol genera daños en el organismo en función de la cuantía y la intensidad, es decir, cuanto mayor es la ingesta de alcohol mayor perjuicio se produce. Es independiente que el consumo se realice los fines de semana, pues lo que determina la peligrosidad es el patrón de consumo; a mayor cantidad ingerida en un periodo corto de tiempo mayor daño para el individuo.

Además, cuando se consume los fines de semana se corre el riesgo de que se cree un hábito con respecto a beber alcohol, pudiendo generar una dependencia o una adicción.

  • Consumir alcohol hace que la persona se siente menos cansada y fomenta un estado de ánimo positivo

El alcohol es una sustancia depresora, por tanto, en un momento inicial tras la ingesta se siente una breve sensación de bienestar, activación y estimulación que posteriormente da lugar a fatiga, sueño, pérdida de fuerza e incluso de la coordinación. El consumo de alcohol en grandes cantidades afecta a las emociones, por ello, si una persona se siente triste o deprimida, el consumo de alcohol agravará esa emoción.

  • El consumo de alcohol hace que la persona entre en calor y combate el frío

El consumo de alcohol genera una sensación momentánea de calor debido a que se dilatan los vasos sanguíneos y esto hace que la sangre se dirija a la superficie de la piel, produciendo un enrojecimiento de la cara. Sin embargo, posteriormente la temperatura corporal interna comienza a disminuir. Es por ello, que cuando una persona ingiere alcohol en grandes cantidades se le debe abrigar y en ningún caso ducharle con agua fría.

  • El que más aguanta consumiendo alcohol es más fuerte

La fortaleza de una persona no depende de la cantidad de alcohol que sea capaz de beber (“aguante”). Que una persona tenga mayor o menor capacidad para consumir alcohol, y le afecte más o menos, depende únicamente de la tolerancia que cada uno tenga. La tolerancia viene dada por el tiempo que se lleva consumiendo alcohol, a más tiempo más tolerancia.

La persona que tiene mayor capacidad de beber alcohol en grandes cantidades es porque su organismo se ha acostumbrado, ha desarrollado tolerancia, por tanto, tiene mayor riesgo de presentar una adicción al alcohol.

  • El consumo moderado de alcohol, una copa de vino en las comidas es beneficioso para la salud

Siendo la adicción una enfermedad progresiva, es decir, que el consumo va en aumento irremediablemente es muy arriesgado dar el mensaje de que beber alcohol todos los días es beneficioso para la salud.

Para aquellos que no presenten la enfermedad de la adicción, los estudios llevados a cabo no son determinantes a este respecto, pues no se da en todos los casos ni en todas las personas.

Cannabis

  • El cannabis no daña la salud, sino que es un producto natural, que lleva al individuo a un estado de paz y relajación

El hecho de que sea natural no quiere decir que no dañe al organismo, existen otras drogas que también son de origen natural (ejemplo, opio o el tabaco), pero eso no quiere decir que sean inofensivas. El consumo de cannabis genera alteraciones en el funcionamiento normal del cerebro y, además, hoy en día el consumo de cannabis está muy relacionado con la aparición de episodios psicóticos en jóvenes.

  • Si el cannabis se legalizara el consumo se reduciría

Las drogas que más se consumen son alcohol y tabaco, siendo en ambos casos sustancias legales.

  • Fumar cannabis de vez en cuando no es perjudicial porque tiene efectos terapéuticos

El cannabis está compuesto por múltiples elementos químicos, y entre ellos se encuentran los cannabinoides. Hay diferentes cannabinoides como el CBN, CBG, CBC o CBD; existen estudios que han evidenciado que el CBD tiene beneficios terapéuticos, pero para que pudiera ser utilizado habría que extraer únicamente el CBD y aplicarlo en un contexto médico. Además, es importante destacar que el cannabinoide principal es el THC (tetrahidrocannabinol), siendo tóxico y perjudicial para el individuo.

De entre múltiples elementos químicos que componen el cannabis, sólo existe uno (CBD) sobre el que se ha encontrado evidencia de que tiene efectos terapéuticos.

  • Fumar cannabis es menos dañino que fumar tabaco

Según evidencian diferentes estudios, el cannabis contiene hasta un 50% más de los carcinógenos y mutágenos que contiene el tabaco. Además, debido a que se consume sin filtro y se consume a través de aspiraciones profundas genera un efecto broncodilatador. Esto último favorece la permeabilidad de sustancias tóxicas y cancerígenas en el organismo, y, por ende, aumenta el riesgo de padecer cáncer.

Foto 1

Cocaína

  • Si se consume cocaína solo los fines de semana no genera ningún problema

El consumo de cocaína cualquier que sea el día o el momento, conlleva riesgos para la salud además de daños en el organismo. Teniendo en cuenta que un consumo continuado lleva asociado más riesgos de desarrollar una adicción, repetir una pauta de consumo, ya sea semanal o mensual, puede generar una fuerte dependencia por asociación.

Además, los efectos ocasionados por el consumo del fin de semana repercuten en los días posteriores.

  • La cocaína anima y produce excitación

La cocaína genera un efecto estimulante pasajero, de apenas una hora de duración (entre 30 y 60 minutos), pasado este tiempo aparecerá cansancio y síntomas depresivos.

  • El consumo de cocaína mejora las relaciones sexuales

El consumo habitual de cocaína puede generar impotencia e infertilidad, además de disminuir el deseo sexual.

  • La cocaína desinhibe y mejora las relaciones interpersonales

En un primer momento, el consumo de cocaína motiva al consumidor a sociabilizar y establecer conversaciones. Sin embargo, esto se produce de manera transitoria, posteriormente pueden aparecer respuestas de carácter hostil, llegando incluso a la irritabilidad y agresividad, como consecuencia tienen problemas en sus relaciones familiares, sociales, laborales o de pareja.

Heroína

  • Dejar la heroína es prácticamente imposible

Actualmente existen tratamientos para la adicción a la heroína que son eficaces, y permiten que el adicto a la heroína abandone su consumo y lleve una vida totalmente normal.

Se puede destacar el tratamiento que se lleva a cabo en Centro Acción, donde se trabaja con el Modelo Minnesota y cuenta con más de 15 años de experiencia en el tratamiento de todo tipo de adicciones, y también de pacientes consumidores de heroína que han salido adelante.

  • El consumo de heroína si se realiza por vía fumada se puede controlar

Es independiente la forma en que se consuma la sustancia, la heroína consumida por cualquier vía genera una fuerte tolerancia y dependencia.

  • Todas los consumidores de heroína cometen delitos

El consumo de heroína da lugar a un síndrome de abstinencia muy intenso y que genera un elevado malestar, por ello, si la persona no tiene recursos económicos puede cometer algún delito para conseguir su dosis. Sin embargo, esto no ocurre en todas las personas que consumen, ni la heroína está directamente asociada con la comisión de delitos.

Ludopatía

  • El jugador patológico juega comienza a jugar porque quiere y debería controlarlo

Muchas personas juegan o apuestan y, sin embargo, llega un punto en el que pueden detenerlo. Ninguna persona que comienza a jugar quiere padecer las consecuencias negativas generadas por la ludopatía, es una enfermedad y el adicto no puede controlarlo, pues tiene un trastorno de control de impulsos.

  • Un ludópata es un vicioso

La ludopatía es un tipo de adicción sin sustancia, y por ello, como ocurre en cualquier adicción, se trata de una enfermedad primaria y crónica, basada en la pérdida de control de la persona. Un ludópata no puede parar de jugar o de apostar a pesar de las consecuencias negativas. Además, de la misma forma que sucede con las adicciones con sustancia, existe una modificación en la estructura y el funcionamiento del cerebro de la persona.

Si desea más información puede rellenar el cupón adjunto para recibir información gratuita y sin compromiso.

Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo