Mindfulness
photo_cameraMindfulness

Cuídate

Principales beneficios del mindfulness

¿Para qué sirve el mindfulness?

En la actualidad, cada vez son más las personas que deciden practicar el mindfulness en casa

Sin duda alguna, el mindfulness se ha convertido en una de las técnicas de meditación más practicadas del momento, algo que se puede ver reflejado en la gran cantidad de seguidores que tiene. Y es que esta forma de meditación es realmente beneficiosa para las personas, ya que permite prestar atención de manera consciente al presente, dejando a un lado los estímulos que nos dispersan de los procesos mentales.

El término mindfulness ha sido traducido al español en diferentes formas, aunque una de las más aceptadas es la de ‘atención plena’. Sin embargo, también es frecuente ver a los profesionales del mindfulness hablando de ‘conciencia plena’, ‘presencia mental’, ‘presencia plena’ o ‘conciencia abierta’, entre otras acepciones. Pero, ¿en qué consiste exactamente el mindfulness o la atención plena?

Como decimos, el mindfulness es un conjunto de técnicas de meditación que integra tanto las enseñanzas de Buda en Oriente, como las investigaciones más científicas de Occidente. Por ello, las personas que practican esta forma de meditación llevan a cabo multitud de técnicas y ejercicios de mindfulness, los cuales ayudan a tomar conciencia y a liberarse de las emociones que controlan la mente de manera indirecta.

¿Para qué sirve el mindfulness?

Al hablar del mindfulness, hay que partir de la base de que la mente humana es una máquina inteligente que genera pensamientos constantes de forma automática. Esto quiere decir, que las personas vivimos en una realidad que está cargada de estímulos, los cuales nos hacen entrar en un estado de desconexión y desconocimiento que nos aleja por completo del control de la mente.

Para no olvidarnos de nosotros mismos y poder controlar nuestros pensamientos, lo más adecuado es practicar técnicas de meditación que permitan evadir la realidad. En este sentido, el mindfulness juega un papel muy importante, puesto que ayuda a controlar los procesos mentales. De este modo, las personas pueden prestar atención a la experiencia del momento, ya que aprenden a evitar cualquier distracción externa.

Por ello, este estado de atención plena o conciencia abierta es ideal para disminuir los niveles de estrés. Pero los beneficios del mindfulness van mucho más allá, debido a que también ayuda a prevenir enfermedades físicas somáticas y a calmar el dolor. Por otro lado, estas técnicas de meditación son muy recomendables para las personas que necesitan mejorar la memoria de trabajo, el razonamiento verbal o la creatividad.

¿Cómo practicar el mindfulness?

Aunque a priori puede parecer una tarea complicada, la realidad es que las técnicas y ejercicios de mindfulness se pueden practicar en el hogar. Y es que para desarrollar esta forma de meditación, las personas tan solo tienen que sentarse cómodamente en el suelo, en una posición que permita dejar la espalda en un ángulo recto que facilite la respiración en todo momento.

Para que la comodidad sea mayor, lo más adecuado es utilizar un cojín, una esterilla o una toalla. Una vez que se adopta esta posición, los expertos aconsejan dejar caer los brazos suavemente, para que permanezcan relajados y no desestabilicen la línea de la columna vertebral. Lo mismo debe suceder con las piernas, ya que durante la práctica del mindfulness, ningún área del cuerpo humano puede tener tensión.  

Si la postura adoptada genera incomodidad en algunas zonas del cuerpo, las personas tienen que reajustar la posición corporal. En cualquier caso, antes de sentarse en un lugar a practicar mindfulness, lo más recomendable es analizar el sitio en cuestión, puesto que apenas debe tener elementos distractores -objetos, personas, ruidos-. Por otra parte, también es muy importante utilizar ropa cómoda en este tipo de meditación.

¿Por qué practicar el mindfulness?

Como ya se ha comentado anteriormente, a través del mindfulness cualquier persona puede alcanzar un estado de atención plena, el cual es esencial para obtener mayor equilibrio mental. Según una investigación publicada en la revista Journal of Internal Medicine, la práctica del mindfulness ayuda a aliviar los síntomas de trastornos como la depresión o la ansiedad.

Esta misma investigación aportó datos que demuestran que la práctica del mindfulness genera mejoras en la memoria, en la inteligencia emocional, en la autoconciencia y en la capacidad de concentración. Además, también existen pruebas científicas de que la meditación centrada puede aliviar la percepción del dolor. Por ello, no resulta extraño que cada vez más personas estén interesadas en el mindfulness.

Tal ha sido la evolución del mindfulness en los últimos años, que actualmente, existen algunas terapias específicas que incorporan diversas técnicas de mindfulness. Este es el caso de la terapia MBCT -integración del mindfulness con la ciencia cognitiva-, la cual ha obtenido excelentes resultados en pacientes con trastornos de la personalidad, estrés postraumático o dolores crónicos.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes