Cirugía.
photo_camera Cirugía.

Cuídate

Últimos avances tratamiento hiperplasia benigna de próstata

La medicina se apoya en la tecnología para mejorar la esperanza de vida y la calidad de la misma

La medicina se apoya en la tecnología para mejorar la esperanza de vida y la calidad de la misma. Los avances tecnológicos en medicina -desde la robótica médica y la inteligencia artificial hasta la impresión 3D y el diseño de implantes- han conseguido simplificar procesos, obtener diagnósticos más precoces y precisos, así como resultados más positivos en los tratamientos

El uso de inteligencia artificial y el análisis de datos permiten detectar enfermedades en fases iniciales, los avances en la tecnología de la resonancia magnética permiten generar imágenes de mayor calidad para detectar una gran variedad de enfermedades y los robots quirúrgicos permiten realizar cirugías menos invasivas y con mayor precisión.

Las novedades en el tratamiento de los síntomas urinarios van encaminados a tratar el problema de una manera menos agresiva, con ingresos hospitalarios mínimos y sin efectos secundarios.

En función del tamaño de la próstata, tenemos distintas técnicas quirúrgicas para solucionar problemas diferentes.

Próstatas de tamaño pequeño (<30cc o cuellos altos)

Se trata de aquellas situaciones en las que existe una próstata pequeña obstruyendo. Esta situación también puede darse por obstrucción por parte del cuello vesical, que puede ser alto u obstructivo.

En estos casos, las últimas tecnologías que tenemos disponibles son iTind, Aqueabeam –aunque posiblemente presente más ventajas en próstatas más grandes- y el empleo de las últimas versiones del láser. iTind será el tratamiento menos invasivo, aunque requiere la retirada del dispositivo 7 días después de su colocación. Su eficacia en el largo plazo es desconocida, aunque sus resultados en el corto plazo y la ausencia de efectos secundarios son muy destacables. Aqueabeam y el uso de Láser serían estrategias más convencionales, con un tiempo de cirugía de alrededor de 30 minutos y un tiempo de ingreso de menos de 1 día.

Próstatas de tamaño medio (30-80cc)

En esta situación disponemos de multitud de avances. Tenemos opciones muy poco invasivas, como Rezum o iTind, con tiempos quirúrgicos mínimos e ingresos muy cortos. También podemos disponer del láser Holmium y de sus últimas evoluciones, tanto en control de la hemostasia como en mínima penetración de la energía (que se traducen en menos sangrado, menor tiempo de ingreso y menos síntomas posteriores a la operación). Por último, Aquabeam puede ser una alternativa, siendo un procedimiento rápido y seguro, y con unos resultados, tanto en desobstrucción como en ausencia de efectos secundarios, muy destacables.

Próstatas de gran tamaño (>80cc)

Para próstatas grandes tenemos muchas menos alternativas: láser o aquabeam. La ventaja del láser es su gran eficacia en el largo plazo, demostrada en estudios a décadas de seguimiento. Sin embargo, sabemos que presenta algunas complicaciones en la esfera sexual (aneyaculación) y otros problemas relacionados con la técnica (estenosis de uretra, alrededor del 5%). El Aqueabeam es un concepto de cirugía robotizada que implica complicaciones mínimas. Sin embargo, su gran problema sería la eficacia de la desobstrucción a 10 años, que es desconocida.

Por último, y aunque no son exactamente novedades en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, sí queremos comentar dos tecnologías que ayudan a muchos hombres con problemas de próstata a la hora de descartar el cáncer. Estamos convencidos que se normalizará su uso en los chequeos de próstata en los próximos años. 

La primera de ellas es la resonancia nuclear magnética de próstata (RMN). La RMN multiparamétrica de próstata a día de hoy es la mejor opción en el chequeo de la próstata a la hora de descartar la presencia de un tumor. En función del nivel de PSA y de la edad del paciente, se recomienda a partir de niveles de PSA >2,5 en hombres jóvenes a >10 en hombres de más de 70 años. 

En segundo lugar, los tests genéticos son una manera no invasiva de diagnosticar el cáncer de próstata (se les ha llamado biopsia líquida). A pesar de que a día de hoy aún no están generalizados, existen varios tests genéticos prometedores que posiblemente se aplicarán de manera rutinaria en los chequeos de próstata dentro de unos años.

En ROC Clinic, clínica urológica Madrid, disponen de las herramientas más punteras del mercado para ofrecer a cada hombre un tratamiento personalizado adaptado a sus necesidades.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes