Una niña con gafas sonríe a cámara.
photo_camera Una niña con gafas sonríe a cámara.

Cuídate

Vuelta al cole, visión y aprendizaje

Descubre la importancia de detectar problemas de visión en la etapa escolar

La SALUD VISUAL de los más pequeños influye directamente en sus capacidades de aprendizaje y en su rendimiento académico.

Son muy habituales los incipientes problemas de visión que, por encontrarse en un estadio inicial poco avanzado, impiden que nos demos cuenta de que nuestros hijos no ven todo lo bien que deberían.

Y la única forma de poder detectar cuanto antes un problema de visión infantil es que los niños sean revisados por un oftalmólogo.

No esperemos a que sea un profesor quien se vea en la tesitura de tener que decirnos que piensa que nuestro hijo no ve bien, un caso que, por desgracia, resulta ser muy habitual.

La importancia de detectar problemas de visión en la etapa escolar

El DESARROLLO DE LA VISION EN EDAD ESCOLAR abarca aspectos tan importantes como la percepción de la profundidad, el enfoque o el rastreo.

Los problemas indicados, difícilmente pueden ser detectados por personas no especializadas en salud ocular.

Un diagnóstico precoz por parte de un oftalmólogo puede evitar que cualquiera de estos trastornos evolucione a peor, complicando su tratamiento definitivo.

Sin embargo, la mayoría de los trastornos de la visión infantil responden a patrones más comunes.

Problemas de visión más frecuentes en los niños

Sin excluir problemas detectables a primera vista, como el ojo vago o el estrabismo, los trastornos de la visión más habituales en edades escolares coinciden con los que se observan en adultos jóvenes.

 

Concretamente, son los siguientes:

Hipermetropía

El niño hipermétrope tiene dificultades en la visión cercana, por lo que no es capaz de distinguir las letras de los libros con claridad y tiende a acercarse excesivamente a estos. Por eso se detecta con cierta facilidad.

Miopía

La MIOPIA INFANTIL de carácter leve es más difícil de detectar que la hipermetropía:

Aquí el problema es de visión lejana. Así que, si la miopía no es acusada, el niño verá que las letras de la pizarra están algo borrosas, pero las distinguirá sin demasiada dificultad.

Como siempre ha visto borroso de lejos, el crío no se dará cuenta de que eso no es normal. Puede pasar mucho tiempo hasta que la miopía avance de tal forma que el defecto visual se haga evidente y pueda ser detectado por algún profesor o por los padres.

Astigmatismo

Cuando el niño tiene astigmatismo, las dificultades de visión se manifiestan a cualquier distancia. Por tanto, como sucede con la hipermetropía, se detecta con mayor facilidad que la miopía.

No obstante, solo los oftalmólogos disponen de las herramientas necesarias para la detección precoz de los problemas visuales en edades tempranas.

Diagnosticarlos cuanto antes es imprescindible para, además de garantizar un rendimiento académico adecuado, ralentizar o incluso invertir la progresión de estos.

Un claro ejemplo es la hipermetropía infantil, que en muchas ocasiones se corrige definitivamente, siempre que sea diagnosticada a tiempo y el niño utilice permanentemente unas gafas graduadas adecuadas.

En la clínica oftalmológica de la DOCTORA VICTORIA DE ROJAS disponen de oculistas especializados en la detección temprana y en el tratamiento de patologías visuales infantiles.

Si tienes alguna sospecha, aunque sea mínima, de que tu hijo pueda sufrir algún trastorno de la vista, actúa cuanto antes: solo tienes que pedir tu cita. A la consulta para el examen ocular del niño se le otorgará la máxima prioridad.

Y como medida preventiva, no olvides que tu hijo debe realizar una revisión oftalmológica anual, incluso cuando su visión aparenta ser perfecta.

Tom Holland y Mark Wahlberg protagonizan Uncharted

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?