Brainlang
photo_cameraBrainlang

Cursos

¿Llega el fin del aprendizaje “tradicional”?: En el ámbito de los idiomas parece que sí

En el futuro inmediato el inglés se aprenderá de manera natural, entrenando el oído, porque es así como funciona nuestro cerebro

La educación es la inversión más importante que puede hacer el mundo. Y la más necesaria. Todavía hoy 263 millones de niños continúan sin escolarizar, 758 millones de adultos son analfabetos y existe una grieta cada vez más grande entre una sociedad que exige un aprendizaje de por vida y otra que nunca acude a clase.

¿Ha llegado el momento de revolucionar el aprendizaje? ¿Estamos aprovechando al máximo las oportunidades que nos brinda la tecnología para reducir costes y eliminar “fronteras”?

Lograr la universalidad de la educación primaria y secundaria costará tres billones de dólares (2,6 billones de euros) en 2030. Una cifra enorme. El mercado mundial de la educación pasará de manejar 4,9 billones de dólares en 2015 a 6,3 billones en 2020.  

El Santo Grial de la educación es conseguir llegar a cada rincón, deslocalizarse y adaptarse a las necesidades de una vida de aprendizaje constante y aquí es donde la tecnología toma la delantera. La enseñanza tradicional se desprende del mortero y el ladrillo. El universo EdTech -la combinación entre lo tecnológico y lo formativo- se abre paso como el primer segundo del Big Bang.

En España algunas compañías ya han empezado a darse cuenta y están apostando fuerte por ello. Así lo ha hecho BrainLang la startup (ya no tan startup) española que ha revolucionado el mercado del aprendizaje de inglés con su propuesta de “Visual Listening”, un concepto que permite al alumno entrenar su inglés donde quiera y como quiera, lejos de cursos y clases y con una metodología que es 300 veces más rápida y efectiva que el método tradicional.

La tecnología se ha utilizado de una manera muy ineficaz en la formación pero representa gran parte de la respuesta y surge como una de las mayores promesas de su futuro”, apuntaba Andreas Schleicher, responsable de educación de la OCDE, el organismo que reúne a los países más ricos de la Tierra. Este espacio tiene que abrirse camino. Porque no se puede dejar a nadie fuera. Hay que aflorar los saberes. Y si existe una vereda para llegar hasta allí es adaptar los conocimientos y la manera de aprenderlos a cada persona. “El 90% de los profesores está de acuerdo con que los estudiantes aprenden mejor si se les enseña en función de sus preferencias y características personales”, describe Paul Howard-Jones, profesor de Neurociencia y Educación en la Universidad de Bristol (Reino Unido).

Así lo piensa también Leo Cano, CEO de BrainLang “En el futuro inmediato el inglés se aprenderá de manera natural, entrenando el oído, porque es así como funciona nuestro cerebro. Y esta propuesta solo es posible gracias a la Tecnología. En BrainLang estamos convencidos de que en 10 años nadie aprenderá inglés “estudiando” y estoy seguro de que esta revolución llegará también a muchas otras materias

Parece evidente, en los tiempos de la disrupción digital hay que hacer de la tecnología un aliado real del alumno y es ahí donde las nuevas soluciones de aprendizaje disruptivas y arriesgadas empiezan a ganar la batalla a lo convencional. Estemos atentos.

Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?