Defensa

Hay una investigación secreta en curso

Indignación en el Aire con el general que relaciona los Superpuma accidentados con “fallos humanos”

Pilotos y mecánicos le acusan de sembrar dudas sobre el mantenimiento y la instalación de piezas ‘canibalizadas’ en los dos helicópteros siniestrados en Canarias

Estado del tren de aterrizaje del SuperPuma accidentado en el Atlántico.
photo_cameraEstado del tren de aterrizaje del SuperPuma accidentado en el Atlántico.

La pasada semana, el general Julián Roldán tomó posesión como segundo jefe del Mando Aéreo de Canarias (MACAN), donde hace unos meses se vivió –de nuevo- una situación complicada con el accidente de un helicóptero Superpuma y la muerte de sus tres ocupantes. El segundo en apenas año y medio. En el acto, el general habló de “fallos humanos” tras los siniestros.


Dos accidentes de helicópteros Superpuma entre 2014 y 2015, los dos pertenecientes al 802 Escuadrón del SAR. El balance, siete militares fallecidos.  Las causas aún se desconocen, ya que la investigación se lleva bajo secreto en la sede de la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares, la CITAAM.

Como no podía ser de otra forma, el nuevo segundo jefe del Mando Aéreo de Canarias (MACAN) hizo referencia a este índice de accidentes fuera de lo común en una misma unidad y en tan corto espacio de tiempo.  

“De manera general, hay un fallo humano. Eso no quiere decir que sean de los pilotos, sino del que se diseña una pieza, el que la mantiene, el mecánico, el control de calidad o el que pilota... La mayor parte de los accidentes aéreos son por fallos humanos, porque el hombre es quien crea la máquina y el que la hace volar” aseguró el general Roldán.

"En el tema de la seguridad en vuelo hay una serie de responsabilidades que habrá que depurar, pero de lo que se trata -con la investigación- es de prevenir y evitar que ocurra otro accidente como ese” afirmó el nuevo segundo jefe del MACAN.

Palabras “fuera de lugar” según pilotos y mecánicos

A El Confidencial Digital han llegado en los últimos días algunas reacciones a estas palabras entre pilotos y mecánicos del Ejército del Aire, algunos de ellos destinados en la unidad canaria donde se registraron los dos siniestros.

Según le consta a ECD, estas declaraciones han sido recibidas con malestar entre el personal que se ocupa de las tareas de mantenimiento de helicópteros y control de calidad de las piezas, o incluso a los pilotos. Las califican de “fuera de lugar”.

Nos sentimos señalados como posibles o muy posibles culpables de lo que le ocurrió a nuestro compañero, sin tener en cuenta que existe una investigación en marcha que puede apuntar a un fallo técnico”.

No hay problemas en ‘canibalizar’ piezas

Durante la pasada semana se dieron a conocer también la posición de algunas de las familias los militares fallecidos en el accidente del Superpuma en 2014. Concretamente la del padre del teniente Sebastián Ruíz, que denuncia “omisiones clamorosas y las de la investigación oficial”.

Según las pruebas aportadas por el padre del teniente, el helicóptero había sustituido la caja de transmisión trasera del rotor de cola  por una 'canibalizada' de otro helicóptero. Es decir, retirada de otro aparato en uso.

Sin embargo, fuentes del Aire –expertas en mantenimiento de aeronaves- aseguran que el sistema de ‘canibalizar’ es “habitual” en cualquier ejército del mundo, y que sin él disminuiría la operatividad de las unidades aéreas.

Eso sí, siempre que se cumplan estrictamente las revisiones –denominadas overhauls- y se determine que está en condiciones de ser utilizada en una aeronave hermana.


Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?