Defensa

Las fragatas y buques anfibios desplegados contra la piratería en Somalia son inadecuados. La Armada ha decidido enviar los nuevos BAM en 2012

Sobredimensionadas, y por tanto, inadecuados e ineficaces. Así califican Oficiales de la Armada a las embarcaciones españolas destinadas a la Operación Atalanta. Para ganar en operatividad –y reducir gastos-, Defensa planea enviar allí a los nuevos Buques de Acción Marítima en 2012.

Los medios navales que España tiene desplegados en Somalia no son los adecuados para la misión. Al menos, así lo entienden oficiales de la Armada que han estado destinados en la Operación Atalanta. El Confidencial Digital ha tenido acceso a su testimonio y a sus argumentos.

Anfibios y fragatas, demasiado grandes

En primer lugar, dicen, los buques que se envían al Índico para luchar contra la piratería marítima están “sobredimensionados”. Los buques de asalto anfibios, como el L-51 Galicia (destinado allí en verano de 2010) o el L-52 Castilla son “demasiado grandes” para el cometido que tienen asignado.

Según precisan, un buque de esa magnitud es “ineficaz cuando se lucha contra pequeñas embarcaciones” como los esquifes piratas. “Sus capacidades están orientadas a otro tipo de misión”.

Igual ocurre con las fragatas F-100 que han sido desplegadas en Somalia. Son naves de grandes dimensiones y con sistemas electrónicos tecnológicamente muy avanzados que no llegan a usarse por la precariedad de medios de los piratas.

De hecho, según reconoce un capitán de Navío involucrado en la Operación Atalanta, en ocasiones se ha llegado a usar la sala en la que se transportan los torpedos como calabozo para los piratas capturados.

Los helicópteros, claves

En la opinión de las fuentes consultadas por ECD, lo ideal para este tipo de misiones son los patrulleros, como el Infanta Elena o el Infanta Cristina. Su despliegue resulta mucho más barato y su menor tamaño y dotación es acorde al objetivo de la misión.

Las patrulleras tan sólo tienen un problema: no disponen de plataforma para helicópteros, “imprescindibles” para la misión. Según oficiales de la Armada, son el “medio más útil y eficaz” para ‘cazar’ a las embarcaciones de los piratas. Los buques anfibios y las F-100 sí disponen de capacidad para llevar a bordo un helicóptero Seahawk SH-60B –los primeros hasta cuatro unidades-.

 

Los BAM, “perfectos” y para 2012

Para las fuentes consultadas por ECD, la mejor plataforma naval que dispone la Armada para la misión en Somalia son los Buques de Acción Marítima. Estas embarcaciones, que tan sólo necesitan una dotación de 35 marinos –frente a los más de 200 de una F-100 y los más de 100 de un buque anfibio-, son consideradas “perfectas” para un escenario como el que plantea la Operación Atalanta.

La Armada española, según ha podido confirmar El Confidencial Digital, ya ha decidido que los BAM comenzarán su despliegue cíclico en Somalia en 2012. Supondrán una reducción del coste económico de la misión “sin perder operatividad y efectividad”.

Ayuso presenta su Estrategia de Natalidad.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable