Dinero

Acciona vende su emblemática naviera, Trasmediterránea. Entrecanales ha recibido ofertas de Fernando Fernández Tapias y varios fondos de capital riesgo

La emblemática naviera española Trasmediterránea está en venta. José Manuel Entrecanales ha declarado ‘no estratégico’ el negocio de los barcos. Después de que su padre, José María, impulsara su compra cuando se privatizó, ahora Acciona quiere desprenderse de ella. La constructora ha recibido ya las primeras ofertas.

Fuentes empresariales, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, explican que José Manuel Entrecanales ha colgado el cartel de “Se vende” a la naviera Trasmediterránea porque se aleja de su principal línea de negocio.

Según las fuentes consultadas, el máximo dirigente de Acciona ha recibido varias ofertas: el empresario Fernando Fernández Tapias y varios fondos de capital riesgo han sido los primeros en mover ficha. Desde la empresa que preside José Manuel Entrecanales han confirmado que las ofertas existen, pero no han querido desvelar la identidad de los interesados.

Fuentes del sector comentan que el problema de esta venta puede estar en el precio. Acciona y sus socios pagaron 271 millones por Trasmediterránea en 2002 y la constructora aspira a unas plusvalías de unos 350 millones. Hace un par de años, Entrecanales pedía 850 millones de euros, el triple de lo pagado hace nueve años.

Sin embargo, las mismas fuentes afirman que el precio de salida “es excesivamente alto” para una naviera que no ha destacado por un crecimiento significativo en los últimos años. Por lo pronto, Acciona se mantiene firme y ha calificado internamente esas propuestas como de “demasiado bajas”.

Trasmediterránea se convirtió en Sociedad Estatal en 1998, estatus que mantuvo hasta que fue privatizada por el Gobierno del PP en el año 2002. La SEPI adjudicó Trasmediterránea al consorcio formado por Acciona Logística (60%), Caja de Ahorros del Mediterráneo, Compañía de Remolcadores Ibaizábal, Agrupación Hotelera Dóliga, Suministros Ibiza y Naviera Armas.

La privatización de la primera naviera española, Trasmediterránea, generó un duro pulso entre las empresas contendientes. Pujaron la constructora Acciona, las navieras Boluda, Balearia, Star Capital y Sea Containers, además de la constructora, Sacyr Vallehermoso.

Acciona y Boluda protagonizaron un duelo final que, en julio de 2002, ganó la empresa de la familia Entrecanales y sus socios. El Gobierno de José María Aznar aprobó la venta en diciembre de ese año. Cuando Acciona, la Caja de Ahorros del Mediterráneo, el ex ministro Abel Matutes y las navieras Armas y Aznar compraron Trasmediterránea tuvieron que asumir varias condiciones. La más importante era que no podían salir del capital hasta enero de 2008.

En agosto de 2003, Abel Matutes compró el 44% de la naviera Balearia, competidora directa de Trasmediterránea. Acciona no quería al rival en casa y se desencadenó la guerra. El ex ministro quería vender su 12% en la compañía, pero se lo impidió la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que, finalmente, le dejó vender un 6%. Lo compraron los Entrecanales para ganar poder.

En 2006, Acciona decidió integrar Trasmediterránea plenamente como filial de su grupo y cambió el nombre de la naviera para rebautizarla como Acciona Trasmediterránea. El cambio obligó a volver a pintar la amplia flota de la compañía, que tuvo un importante coste económico.

Hay que recordar que la familia Entrecanales (en este caso, el padre) vendió su participación en la operadora española Airtel, que pasó a manos de Vodafone, para obtener unas plusvalías de unos 2.300 millones. Hace dos años, José Manuel Entrecanales hizo otro tanto con Endesa: tras vender su 25% a la eléctrica del estado italiano Enel, ingresó 2.500 millones de euros de plusvalía bruta real.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable