Dinero

Rajoy y Monti van a pedir el auxilio del BCE. Los gobiernos de España e Italia preparan una cumbre en Moncloa y maniobran para que Hollande se una al frente contra Merkel y Draghi

Mariano Rajoy y Mario Monti preparan una ofensiva que responda al acoso de los mercados a España. Se trabaja en una cumbre que tendrá lugar en Moncloa el próximo 2 de agosto. El objetivo es crear un frente común entre España e Italia y escenificar en Madrid una petición de auxilio sin precedentes al Banco Central Europeo.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, confirmó tras el último Consejo de Ministros la celebración en Madrid de una reunión el próximo 2 de agosto entre Mariano Rajoy y el primer ministro de Italia, Mario Monti. No ofreció más detalles, ni sobre el contenido de ese encuentro ni sobre los objetivos del mismo.

Pues bien. Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes del Gobierno, la cumbre en Moncloa pretende ser una demostración de fuerza entre España e Italia ante la negativa de Alemania y el BCE a comprar deuda soberana y rebajar la tensión en los mercados.

Petición de auxilio al BCE sin precedentes

La intención de Rajoy y Monti es lanzar un mensaje contundente desde Madrid para que el BCE mueva ficha y frene la escalada de la prima de riesgo, que ayer alcanzó en España el máximo histórico de los 640 puntos, y aliviar la asfixia financiera de ambos países.

Los equipos económicos de los Gobiernos de España e Italia están ya perfilando los mensajes que los dos presidentes lanzarán desde Moncloa. El objetivo es lograr la reacción de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, para que el BCE actúe.

Recabar el apoyo de Hollande

Rajoy y Monti maniobran para concitar apoyos con los que dar un golpe sobre la mesa el 2 de agosto en Moncloa, y conseguir así que su mensaje cale en Berlín, Bruselas y Frankfurt. La estrategia de Madrid y Roma se vuelca ahora, principalmente, en reforzar la alianza con François Hollande.

Fuentes de La Moncloa reconocen que se están manteniendo contactos continuos e intercambio de información con altos cargos del Gobierno francés. Destacan que Hollande ganó las elecciones proclamando un cambio en la política de la UE, y ahora resulta clave para España apoyarse en Francia a la hora de presionar con fuerza en Berlín y al BCE.

Repetir el éxito del último Consejo Europeo

Según las fuentes consultadas, España está intentando reforzar la pinza que ya formó con Italia y Francia durante el último Consejo Europeo a finales de junio.

Alemania cedió a las exigencias del Gobierno español e italiano y aceptó la recapitalización directa de los bancos, aunque bajo supervisión, así como facilitar el uso de los fondos europeos de rescate para comprar deuda de países bajo la presión de los mercados.

El Gobierno y el PP ‘caldearán’ el ambiente

Las fuentes del Gobierno consultadas por ECD explican que, por lo pronto, desde Moncloa se ha pedido a ministros y altos cargos del PP que vayan “caldeando el ambiente” de cara a esta cumbre en Madrid de la próxima semana para conseguir que el BCE abra el grifo a la compra de deuda española.

En esta ofensiva se enmarcan las palabras del ministro de exteriores, José Manuel García-Margallo, que tras acusar este fin de semana al BCE de ser un “banco clandestino”, matizó sus declaraciones pidiendo que actúe para evitar el acoso a España por parte de los mercados que responden con una bofetada en seco a cada reforma del Gobierno.

En esta misma línea se encuadran las afirmaciones del vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, quien aseguró que está en manos del Banco Central Europeo cortar el juego de los especuladores con la prima de riesgo española. “Si el BCE quiere, esto se acaba en un día. Y si no se acaba es porque no quiere”.

Aumenta la actividad explosiva del volcán de La Palma

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?