Dinero

El autor asegura no poseer bienes

Bankinter cuantifica en 27 millones de euros la estafa de un ex agente

Agustín Román ofrecía inversiones con rentabilidad muy superior a la del mercado, recibió el dinero, pero no ha devuelto ninguna cantidad

Anuncio de hipotecas en una sucursal de Bankinter.
photo_cameraAnuncio de hipotecas en una sucursal de Bankinter.

La presunta estafa del ex agente de Bankinter Agustín Román ronda los 27 millones de euros, según un documento interno que ha elaborado el propio banco a raíz de un requerimiento judicial.


Dicho informe, calificado de “confidencial” y “de uso interno” por Bankinter, y al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, forma parte de unas diligencias solicitadas por la Fiscalía y varias defensas que habían sido rechazadas por el instructor pero que finalmente aprobó la Audiencia.

En el escrito, el banco cuantifica entre 25,8 y 27,4 millones de euros el dinero que el agente Agustín Román habría estafado a clientes, “cantidad que podría aumentar”, añade. El propio Bankinter califica los hechos de “estafa” en un punto del documento.

La operativa

Agustín Román, socio y apoderado de dos oficinas de Bankinter, actuaba de la misma forma con sus presuntas víctimas: convencía a clientes habituales para que hicieran una inversión a corto plazo con una rentabilidad muy alta, por encima del mercado: sólo con la primera entrada se obtenía automáticamente el 5% de lo aportado, según su oferta.

Les aseguraba que el riesgo de la operación era nulo, requería que el dinero se entregara en metálico, y después, les daba un pagaré contra una cuenta del propio Román en Deutsche Bank, comprometiéndose a devolverles la inversión en un plazo de 6 meses o un año.

Que decenas de personas accedieran a la oferta de Román, con semejantes condiciones, se basa en la confianza que inspiraba porque algunos afectados eran clientes suyos desde hacía décadas.

Desaparición del agente

Cuando se cumplió la fecha de vencimiento del pagaré, entre los últimos meses de 2015 y el primer trimestre de 2016, ocurrió que los clientes no consiguieron localizar a Román. Más tarde supieron que acababa de ingresar en la clínica psiquiátrica López-Ibor. A día de hoy, Agustín Román no ha devuelto el dinero a ninguno de sus deudores.

Al inicio de la investigación, algunos clientes reclamaron el dinero a Bankinter, por entender que Román era empleado del banco, al que denunciaron junto con el agente.

A día de hoy, dos jueces han archivado sendas causas contra la entidad financiera, uno en octubre de 2017 y el otro pasado mes de febrero, según ha sabido ECD de fuentes oficiales de Bankinter.

El contenido del informe

Como consecuencia de las diligencias solicitadas por la Fiscalía y varias defensas, Bankinter elaboró un informe interno sobre lo ocurrido, que remitió al juez. Tiene fecha de enero de 2016.

En el documento enviado, algunos párrafos aparecían tachados por el banco, para no incumplir la ley de protección de datos y porque la información que recogían no era significativa para la causa, según las fuentes de Bankinter.

El documento comienza exponiendo los hechos descritos más arriba. Seguidamente, se detallan las dos agencias de Bankinter de las que Román era socio y apoderado: la 5271, dada de alta en el banco en 2006, y la 5562, de 2010. Compartían dirección, Núñez de Balboa, número 4, 1ºE. Hasta hace casi dos años, la fachada del edificio lucía un cartel corporativo del banco, que acreditaba la pertenencia de ambas oficinas.

Más de seiscientos clientes

Agustín Román era socio de la 5271 al 66%, mientras que el otro dueño era Emilio Sáez-Benito. Para adquirir la oficina, constituyeron en 2007 la sociedad anónima Román y Sáez-Benito.

Por contra, la otra oficina, la 5562, era propiedad al 100% de David Antón Díez, un sobrino de Román. En este caso, la sociedad propietaria era Arias, Ruiz y Vivas SL, constituida un año después que la anterior, en 2008, y de la que Antón era socio único. Su tío, Román, era el apoderado.

La oficina 5271, la de Román y Sáez-Benito, contaba, en enero de 2016 con un total de 546 clientes, mientras que la segunda tenía registrados 89 consumidores, según el informe. Bankinter también enumera en su información los datos de las dos sucursales: recursos típicos, intermediación, renta variable, renta fija, número de clientes, etc.

Conclusiones de Bankinter

En una segunda parte del informe, el banco concluye que Román realizó una “operativa irregular”, destacando que las inversiones no se realizaron en productos de Bankinter y que el banco no aparece en los documentos revisados en la auditoría.

Señala asimismo que, de los afectados, son clientes de Bankinter unos 58, de los que al menos 41 habrían entregado parte o la totalidad del dinero desde sus cuentas del banco: un 84%, por cheque de cuenta corriente; un 10%, en efectivo; y el 6% en transferencias.

En total, Bankinter ha cuantificado 93 pagarés de 58 personas distintas por 22,7 millones de euros, mientras que otros diez, que acumulan 9,3 millones, formalizaron un préstamo con Román. Sin embargo, sospecha que haya más pagarés en circulación, puesto que los afectados reclaman más dinero del que se refleja en ellos.

Además, señala que 46 de los 58 afectados tendrían pagarés del Deutsche Bank, el banco de Román, por un importe de 21,6 millones de euros. El dinero aportado de 29 de ellos procedió de sus cuentas en Bankinter. 




Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo