Dinero

La banca mediana ha enviado un escrito a la CNMV para que les ‘blinde’ contra los especuladores de las ventas a corto. Grandes fondos de inversión se están lucrando y les han hecho perder un 50% en Bolsa

Los ataques de los grandes fondos de inversión están tumbando en Bolsa a la banca española. Las entidades medianas, las más castigadas por los especuladores, han movido ficha. Han enviado un escrito a la CNMV para que 'vete' las ventas a corto en este momento de volatilidad en los mercados. Y es que esta práctica les ha hecho perder un 50% de valor en el parqué en los últimos tres meses.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes financieras, las cúpulas de los bancos medianos se han dirigido por carta al presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Julio Segura, para que estudie restringir temporalmente las ventas a corto por el duro castigo que están sufriendo las entidades financieras españolas en los mercados.

Consideran que es necesario atajar la especulación que se está cebando con el sector financiero español. La mayoría de los especuladores son grandes fondos de inversión animados por las dudas de España y, en concreto, sobre su banca, desatadas en ocasiones por informes pesimistas de bancos de inversión hechos a su medida.

Han perdido un 50% en Bolsa

La CNMV prohibió las ventas a corto en agosto pasado, igual que otros países europeos, para frenar el hundimiento de la Bolsa en plena crisis de deuda. Desde que levantó el ‘veto’ en febrero de este año, la banca mediana del país se ha dejado en tres meses, en su conjunto, alrededor de un 50% de su valor en los mercados.

Los más afectados por las posiciones cortas son los bancos medianos, cuyo negocio está concentrado exclusivamente en España y, por lo tanto, más expuestos a la incertidumbre que sobrevuela a las entidades españolas. Santander y BBVA apenas sufren esa especulación porque tienen gran parte de su negocio fuera del país.

¿Qué son las ventas a corto?

La práctica de las ventas a corto implica que un inversor pide prestadas acciones a un intermediario (al que le paga la correspondiente comisión) y las vende en el mercado con la esperanza de poder recomprarlas en el futuro a un precio más bajo.

Así se las devolverá a quien se las prestó (el intermediario) obteniendo con ello unos beneficios (si logra que la cotización caiga y se cumplen, por tanto, sus previsiones).

 

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?