Dinero

España negocia con Suiza cobrar un 40% a los capitales españoles refugiados en la banca helvética. Se garantiza no desvelar el nombre de los evasores

Los evasores españoles podrán mantener sus cuentas ocultas en Suiza. Y además en el más absoluto anonimato. El Gobierno negocia un acuerdo con el país helvético para repatriar a España el dinero recaudado a través del pago por parte de los defraudadores de un impuesto del 40% sobre sus fondos depositados en bancos suizos.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, Suiza ultima un acuerdo con España para garantizar que los defraudadores fiscales españoles con cuentas en su país continúen operando en el anonimato a cambio de dinero

El convenio que se está negociando consiste en que el país helvético pagaría a la Hacienda española los impuestos derivados de las inversiones de los titulares españoles con cuentas ocultas en la banca suiza, pero manteniendo siempre la confidencialidad de sus nombres y apellidos.

Impuesto del 40% sobre el dinero

Según las fuentes consultadas, el acuerdo permitiría legalizar las cuentas suizas no declaradas que son propiedad de clientes españoles. Mientras, Suiza aplicaría un impuesto, que podría llegar hasta el 40%, sobre los fondos cuya recaudación sería transferida directamente a España.

El Tesoro español cobraría así un dinero al que no conseguiría acceder por otras vías, pero, como contrapartida, nunca podría saber qué empresas o particulares están defraudando.

Recaudar más tras la amnistía fiscal

Fuentes del Gobierno a las que ha tenido acceso ECD explican que el acuerdo permitirá a España recaudar capitales de aquellos que durante tiempo han evadido su responsabilidad de pagar impuestos abusando del secreto de los bancos suizos. Se plantea, por tanto, como una continuación de la amnistía fiscal para conseguir aflorar más dinero en el extranjero.

Los primeros contactos entre ambos países se produjeron el pasado mes de octubre. El jefe de la diplomacia helvética, Didier Burkhalter, conversó sobre este asunto con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, durante una reunión que ambos mantuvieron en Madrid.

Sin embargo, en el Ejecutivo reconocen que se ha preferido negociar la letra pequeña de este convenio con las autoridades suizas tras agotarse el plazo para que los defraudadores españoles pudieran acogerse a la amnistía fiscal, que venció el pasado 30 de noviembre. Se perseguía, precisamente, no ahuyentar de la regularización a los evasores durante ese periodo.

Suiza busca evitar una fuga de capitales

Austria, Reino Unido y Alemania ya han firmado acuerdos similares con el país helvético, que ahora está a punto de extender también a Italia, Grecia y España.

Suiza impulsa este tipo de acuerdos para evitar una masiva fuga de capitales si países, como es el caso ahora de España, se lanzan de manera agresiva a investigar a los defraudadores con cuentas en sus bancos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?