Dinero

Marcha atrás en el mayor ERE de la banca española. Catalunya Caixa rebaja en casi 1.000 personas el recorte de plantilla diseñado inicialmente por el FROB

La plantilla de Catalunya Caixa respira ahora algo más tranquila ante el ajuste que ultima el FROB. Se espera que las condiciones del ERE se suavicen y sean ahora similares a las aplicadas a otras entidades nacionalizadas, como Bankia o NovaGalicia.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes financieras conocedoras de las conversaciones, el FROB prevé ahora unos criterios menos exigentes para llevar a cabo la reestructuración de personal y oficinas en el ERE que negocia con los sindicatos para Catalunya Caixa.

Se insiste, desde medios cercanos al Banco de España, en que se trata de una entidad intervenida y que, por tanto, el ajuste tiene que ser importantes para poder venderla en los próximos años y recuperar buena parte del dinero público invertido en su recapitalización.

Pero todo parece indicar que el ajuste será menos traumático de lo que se había diseñado inicialmente, cuando se hablaba del mayor ajuste dentro del proceso de reestructuración de la banca española de los últimos cuatro años.

Rebajar los despidos en 1.000 personas

La cifra total de salidas está situada en 2.395 personas, de acuerdo con la imposición de cierre de oficinas y ajuste de trabajadores establecida por las autoridades europeas como condición para la inyección de ayudas de la UE.

Fuentes sindicales que conocen los planes en Catalunya Caixa explican a ECD que ahora otra de las novedades importantes es la disposición de la entidad a rebajar en un máximo de 950 más el número de afectados, que se suman a los 217 ya pactados hace unas semanas, hasta dejar las salidas en un mínimo de 1.228 empleados.

30 días con un máximo de 20 meses

Otra de las duras condiciones que se puso encima de la mesa al principio es que los empleados que abandonasen la entidad recibieran una indemnización de 20 días por año trabajado, conforme a la reforma laboral del Gobierno.

Este planteamiento puso en pie de guerra a los sindicatos de Catalunya Caixa, que se quejaron de que las condiciones con las que han salido los empleados de otras entidades, también nacionalizadas como Bankia o NovaGalicia, han sido más generosas.

Por ello, según las fuentes inmersas en las conversaciones, la última propuesta de la dirección del banco a los representantes de los trabajadores son indemnizaciones de 30 días con tope de 20 mensualidades.

Primas para las salidas voluntarias

Otra de las novedades de la propuesta, a la que ha tenido acceso ECD, son las indemnizaciones para los empleados que se desvinculen voluntariamente de la entidad.

Se establece un mínimo a percibir de una anualidad y un máximo de 180.000 euros para empleados con más de 20 años en el banco. También, en otras medidas, se contemplan mecanismos de recolocación externa de 6 meses prorrogables por otros 6 más para casos determinados.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes