Dinero

Rechaza unas conversaciones en un ambiente tenso tras el 21-D

Montoro no tiene prisa: aplaza a junio la aprobación de los Presupuestos

El calendario que maneja: no habrá Gobierno en Cataluña hasta marzo y tres meses de duras negociaciones con el PNV

Cristóbal Montoro en el Congreso.
photo_cameraCristóbal Montoro en el Congreso.

El Gobierno no está dispuesto a poner en riesgo su pacto presupuestario con el PNV por culpa de la crisis en Cataluña. Mariano Rajoy ha dado orden a Cristóbal Montoro de congelar las negociaciones. Considera que es necesario rebajar antes la tensión tras el 21-D para evitar nuevas “lineas rojas” de los nacionalistas vascos a las cuentas públicas.

Por el momento, el último Consejo de Ministros de este año, previsto para el viernes 29 de diciembre, aprobará un decreto con la prórroga de los Presupuestos de 2017.

El ministro de Hacienda no ha especificado la fecha de entrada de las nuevas cuentas públicas en el Congreso, aunque ha anunciado que será “a partir de enero”.

Considera que las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña resultan claves para dar estabilidad política y económica y para recabar los apoyos suficientes con los que aprobar el nuevo proyecto presupuestario.

No habrá Gobierno en Cataluña hasta marzo

En cualquier caso, cuenta con que las previsiones de polarización del voto en Cataluña pronostican un futuro incierto para el Ejecutivo regional y todo indica que la pugna para la formación de Gobierno va camino de convertirse en larga y difícil.

Por tanto, Moncloa aleja hasta el mes de marzo, en el tiempo de descuento como en la anterior investidura de Carles Puigdemont, el escenario de una Generalitat funcionando a pleno rendimiento.

Los últimos datos del CIS apuntan a que Ciudadanos ganaría las elecciones catalanas con un 22,5% de los votos frente al 20,8% de ERC, aunque en escaños se disputarían ambos el primer puesto: 32 para los republicanos frente a los 31-32 de la candidatura de Inés Arrimadas.

Fija la aprobación de los Presupuestos en junio

Con este plan, según ha podido conocer El Confidencial Digital por fuentes próximas al Ejecutivo, Hacienda trabaja con un calendario en el que la formación de Gobierno en Cataluña retrasará la presentación de las cuentas hasta marzo, el mismo mes en que también fueron registradas las correspondientes a 2017 y que entraron en vigor en junio.

El Gobierno necesita el apoyo del PNV, y Montoro está convencido de que encontrará “enormes dificultades” para sacar adelante las cuentas públicas hasta que la situación política catalana no quede totalmente despejada tras el 21-D. En caso contrario, está convencido de que no se darán las condiciones idóneas para la “negociación sosegada”.

Rechaza una negociación en un ambiente tenso

Fuentes del entorno del ministro de Hacienda, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, revelan que, de momento, Cristóbal Montoro ha recibido la orden de Moncloa de paralizar las negociaciones con el PNV para aprobar los Presupuestos de 2018. Un aviso que el Ministerio ya recibió también en las semanas previas al 1-O.

En concreto, el mensaje remitido a Hacienda y al Grupo Parlamentario Popular en el Congreso es que lo más conveniente es suspender los contactos con los nacionalistas vascos hasta “bastante después de las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña”.

Se argumenta que “no es aconsejable un alto grado de tensión en las conversaciones”. Tampoco son recomendables unas “negociaciones con sobresaltos”, aseguran, porque solo llevarían a establecer nuevas e inasumibles líneas rojas” y a “continuos órdagos y numeritos en televisión”.

Otro de los argumentos que maneja Montoro para el aplazamiento hasta junio es que este ejercicio “no hay tanta urgencia” por aprobar unos nuevos Presupuestos porque los de 2017 “cuadran y permiten seguir tirando”. Unas cifras que cuentan, incluso, con el visto bueno de Bruselas.

Cambio en el calendario inicial de Rajoy

Así las cosas, el frenazo en las conversaciones con el PNV por la crisis catalana trastoca el calendario inicial de Rajoy para cerrar los apoyos a los Presupuestos.

El presidente había dado orden a Montoro en junio de lograr un nuevo acuerdo con los nacionalistas vascos para aprobar el techo de gasto de 2018 sin contar con el PSOE. Después, con el inicio del nuevo curso político, su prioridad era blindar cuanto antes las cuentas de 2018.

Para ello, explican desde Moncloa, se debían intensificar los contactos con Ciudadanos y el PNV, los dos socios que el Gobierno quiere mantener para sacar adelante las nuevas cuentas. Pero ahora, la consigna es otra totalmente distinta: “no hay ninguna prisa”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo