Dinero

La baja rentabilidad y las políticas verdes europeas harán desaparecer el 60% de las explotaciones agrarias

Agricultores y ganaderos denuncian que se está impulsando la 'uberización' del sector

Vacas paciendo en un campo.
photo_camera Vacas paciendo en un campo

A largo plazo, los montes españoles no tendrán nada que ver con lo que eran a principios del siglo XXI. Si la tendencia que notan desde el sector agrario se consolida, cerca del 60% de las explotaciones de España desaparecerán, y el resto cambiarán irreversiblemente hacia la concentración y 'uberización'. 

"El modelo productivo de los hombres y mujeres del campo está amenazado por un fenómeno estructural", denuncia José Luis Miguel, Director técnico de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), y añade que cada año "el número de explotaciones se está reduciendo y las que quedan son cada vez más grandes; con más trabajadores, superficie, capital circulante y exigencias de competitividad".

Desde COAG señalan que un 60% de las explotaciones del sector primario en España desaparecerá y que el 40% restante no se parecerá en nada al modelo con el que ha trabajado la agricultura y ganadería europea hasta el momento.  En este nuevo paradigma "quedaría un número de empresas y plataformas de producción muy limitado, en un escenario monopolístico", denuncia Miguel. 

El campo español empezará a parecerse al norteamericano donde grandes multinacionales como Tyson FoodsCargill suplantaron a los pequeños productores del midwest tras liberalizarse durante la era Reagan los precios de los productos agrícolas. 

El problema del sector en España no se debe solo a la liberalización; también las políticas verdes y los acuerdos de libre comercio con terceros países están desangrando el campo.

Ley de cadena alimentaria

El primer problema denunciado por los agricultores y ganaderos es que hay una "falta de rentabilidad". Miguel explica que "el mercado no está pagando los costes de producción porque no hay una buena regulación del mercado y el productor tiene una posición débil frente a las distribuidoras" ya que "hay muchos vendedores y un dominio de la gran distribución".

El problema se ve especialmente en la cadena de la leche líquida, producto que "se está pagando por debajo de los costes de producción"; lo que lleva a que se cierren explotaciones de lecheras familiares poniendo en peligro un "modelo de producción histórico" ya que se tiende a la creación de macrogranjas donde la rentabilidad es más alta.

Un sector ganadero que es especialmente boyante en España, siendo una de las principales exportaciones del agro según el Ministerio de Agricultura, es el porcino. Estas explotaciones, al igual que las avícolas, se han "uberizado" por completo. Según expone Miguel, ahí "ya se ha dado una concentración y se está desarrollando el negocio a través de plataformas". El experto añade que "hay 4 ó 5 empresas dueñas del negocio, ya que controlan desde la genética hasta el suministro de piensos". El ganadero ha pasado a ser un franquiciado que sigue las directrices que le llegan "desde arriba".

En la costa almeriense y murciana, que es una de las zonas más dinámicas y que más empleo y rentabilidad genera con el cultivo de frutas y verduras en invernaderos, se está viviendo la entrada de fondos de inversión, una concentración y la misma 'uberización' que en el porcino.

Con todo, el sector creció en 2020. Las exportaciones, principalmente a Europa, Reino Unido, China y Estados Unidos aumentaron un  4,1%, alcanzando el saldo comercial 54.000 millones .

Pero para muchos no es rentable, solo los grandes se benefician. Miguel señala que es el mismo fenómeno que ocurrió décadas atrás con las tiendas de ropa, que desaparecieron de las ciudades cuando surgió Primark. "Son fenómenos de nuestro mundo", se lamenta.

Ayudas de la PAC

En este momento crítico para el sector, una partida como la Política Agraria Común (PAC), que es un importante puntal para el campo, se ha reducido para el próximo periodo de 2023 a 2027. Un 25% de los 47.724 millones que corresponden a España, cifra total similar a la del periodo anterior, serán empleados en los llamados ecoesquemas, un régimen de ayudas que beneficiarán a los agricultores que tomen medidas para el cuidado del clima.

"Están ahora con el paradigma verde, y es verdad que debemos ir a una agricultura más sostenible. Pero lo que decimos es que esa agricultura verde no puede venir de sacrificar un modelo de producción", denuncia el director técnico de COAG, y arguye que con estas medidas "se va a dejar atrás a los pequeños ganaderos" en beneficio de un paradigma de "grandes empresas que te garanticen una producción más verde sobre una base tecnológica".

Frente a un escenario "monopolístico, desde COAG apuestan por otro modelo, uno de pequeños agricultores y ganaderos que pone en valor el "aspecto social de la producción agraria", la cual, para el sector, "debería ser tan importante como la mejora ambiental".

Con todo, los profesionales del campo se sorprenden de que se ponga el punto de mira en las emisiones de CO2 del agro, cuando ellos son un "sector esencial y estratégico", ya que "hay que comer todos los días". Además, los ganaderos piensan que las recientes declaraciones del ministro de consumo Alberto Garzón demonizando el consumo de carne roja "son poco serias" y no ayudan a un sector tensionado. Aunque los agricultores y ganaderos no valoran negativamente toda la actividad política. 

Miguel agradece la labor del ministerio de Agricultura, que actualmente está tramitando una ley de la cadena alimentaria para hacer más justos los pagos de las distribuidoras a los productores. Mas se lamentan de que el Gobierno y Luis Planas, ministro de Agricultura, no fueran vehementes en las negociaciones con Europa de la PAC y aceptaran los ecoesquemas.

Acuerdos de libre comercio

Europa no sólo lastra el campo español con las políticas verdes. También ha suscrito acuerdos de libre comercio con terceros países para ciertos productos agrícolas, en los cuales se ha usado el campo español "como moneda de cambio" para beneficiar inversiones e intereses financieros, según denuncia Miguel.

"Rechazamos todos los acuerdos con terceros. No puede ser que al agricultor europeo se le exija medidas elevadas; desde en el uso de fitosanitarios, a la calidad y las normas laborales y medioambientales, tenemos los estándares más altos del mundo, y que las producciones de terceros países se vendan aquí sin que se les exija lo mismo", denuncia el presidente técnico de COAG.

La importación, provoca que se bajen los precios en Europa, ya que, al tener la mercancía extranjera unos menores estándares de calidad y en su producción se tuvieron en cuenta leyes laborales nulas, el producto es más barato. Con ello se agrava la baja rentabilidad del campo español. 

Un modo de vida en peligro

"Lo que puede pasar si se siguen elevando cada vez más las normas es que se traslade la producción de ciertos artículos fuera de la UE, porque esta no sea rentable" augura Miguel.

Esto, sumado a la concentración del sector, que se está experimentando en las explotaciones más rentables, llevará a que los pastores, junto a otras explotaciones más tradicionales y menos competitivas, que llevan milenios en los montes ibéricos desaparezcan. Y para evitar que las tierras queden baldías se introducirá el bisonte, el cual desapareció de la península cuando el hombre intensificó las labores agrícolas y ganaderas.

No sólo el monte perderá su vida, también los muchos pueblos verán desaparecer la actividad que durante centenares de años fomentó el asentamiento en la localidad. Como señala Miguel, "el modelo productivo de los hombres y mujeres del campo está amenazado por un fenómeno estructural" y con este peligro se incide en la llaga de la España Vaciada.

Federico Jiménez Losantos: “Abascal ha demostrado que el valor lo dejó en Amurrio”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?