Dinero

Los bancos tendrán que devolver el dinero por el cobro de pensiones de muertos

El Gobierno descarga la responsabilidad sobre las entidades financieras porque debían haber confirmado que los jubilados seguían vivos

Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
photo_cameraMinisterio de Trabajo y Seguridad Social.

La Policía Nacional acaba de destapar un fraude de casi seis millones de euros entre personas que ocultaban la muerte de familiares, amigos o conocidos para quedarse con sus pensiones. El Gobierno culpa a las entidades financieras de la falta de control a la hora de efectuar los pagos.

Según el relato de la Policía, algunos de los implicados llegaban a falsificar documentos y partidas de defunción para que nadie se percatara de que el pensionista había muerto, y así seguir recibiendo su paga cada mes.

Otro cobró las prestaciones de forma ilícita durante casi 20 años, haciéndose pasar por un nonagenario aprovechando que se parecía físicamente, disfrazándose con ropa de persona mayor y utilizando un andador.

Nueve de las 46 personas identificadas en diez comunidades autónomas han sido detenidas como responsables de 53 delitos de fraude a la Seguridad Social, falsedad documental, estafa y apropiación indebida. Han sido arrestadas por ser manifiesta su voluntad de defraudar, para lo que habían recurrido a la picaresca más ingeniosa.

El Gobierno responsabiliza a los bancos

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras del proceso, los bancos tendrán que devolver el dinero del gran fraude en el cobro de pensiones descubierto por la Policía.

El Gobierno culpa a las entidades financieras del fraude porque son los responsables de la vigilancia de estos cobros y la picaresca consistía básicamente en que familiares de pensionistas fallecidos seguían durante años cobrando esas pensiones.

Tiene claro que el papel de los bancos es llamar al pensionista o hacer unas comprobaciones rutinarias cada año para saber que éste sigue vivo. Si se descubren casos como los destapados ahora por la Sección de Investigación de la Seguridad Social de la Policía Nacional, se entiende que las entidades no han hecho bien ese trabajo.

Devolución de los últimos cuatro años

Por ello, argumentan en el Ejecutivo, está justificado sancionarles con la devolución de los últimos cuatro años de pensiones que no debieron cobrarse. En esta operación se prevén recuperar casi tres millones de euros de los seis defraudados.

En las entidades bancarias consultadas por ECD defienden, sin embargo, que no siempre es fácil reconocer estos fraudes, porque algunos llevaban produciéndose más de 30 años y nadie, aparentemente, había reparado en ellos.

Destacan que en algunas ocasiones no hay malicia por parte de la familia del fallecido, sino que simplemente el dinero sigue entrando a una cuenta que nunca se cerró y se dejó ahí, por lo que no habría delito.

Disfrazado de mayor y con un andador

La Policía ha relatado algunos de los casos más sonados. Por ejemplo, en la provincia de Albacete se detectó que un empleado de una entidad financiera, donde se ubicaba la cuenta del fallecido, habría cobrado de forma ilícita casi 10.000 euros.

Para hacerse con el dinero aprovechaba su posición, realizando reintegros en efectivo en provecho propio desde la muerte del pensionista en 2003 hasta 2017.

En la provincia de Málaga, fue investigado el cobro de más de 129.200 euros por prestaciones indebidas de un pensionista fallecido en 1999, y que fueron abonadas hasta el año 2017.

Gracias al análisis de la información bancaria se observaron varios traspasos posteriores al fallecimiento, pudiendo identificar a varios familiares del pensionista como responsables de estos hechos.

Los investigados como argucia para poder seguir cobrando la ilícita prestación, aprovechaban el parecido de uno de ellos, que contaba con características físicas parecidas al pensionista, para hacerse pasar por el fallecido.

Además, para la extracción de las prestaciones, se caracterizaba vistiendo ropa de persona mayor y portando como complemento un andador que le ayudaba a pasarse por el pensionista de más de 90 años.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?