Dinero

CaixaBank, BBVA y Sabadell ‘ensayan’ en agosto el cierre de 800 sucursales a partir de septiembre

Han comenzado a observar si los hábitos de acceso de los clientes a través de los canales digitales permiten prescindir definitivamente de algunas de estas oficinas tras el verano

Sucursal de CaixaBank.
photo_camera Sucursal de CaixaBank.

Los bancos han vuelto a colgar el cartel de ‘cerrado por vacaciones” en agosto. El Santander se ha desmarcado este verano de la iniciativa emprendida desde hace varios años por otras entidades como CaixaBank, BBVA y Sabadell. Han cerrado de forma temporal en total, únicamente durante este mes, más de 800 sucursales en toda España.

De ellas, BBVA ha clausurado casi 500 oficinas, Sabadell alrededor de 300, y el resto, CaixaBank, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes financieras conocedoras de la situación. La medida está destinada a la mejora de los gastos de explotación de las entidades.

Ubicadas en zonas residenciales

Así, permanecen abiertas las sucursales situadas en el centro de las ciudades y en la costa y han cerrado algunas de las que se encuentran en zonas residenciales o barrios periféricos, donde apenas existe actividad comercial y financiera durante el mes de agosto.

En algunos casos puede variar el número de días de cierre, ya que todo depende de la ubicación de las sucursales elegidas para colgar el cartel de cerrado por vacaciones. Los clientes han sido avisados con antelación.

La mayoría de las oficinas afectadas cuentan con una media de entre 2 a 3 empleados. “El cierre, en estos casos, se efectúa para que no se produzca una rebaja en la calidad de la atención a los clientes. Es inviable mantener una sucursal abierta con un único trabajador durante dos meses”, explican fuentes financieras.

No habrá pérdida de servicios

La decisión no implica tampoco una pérdida de servicios a los clientes. Todas las sucursales ‘cerradas por vacaciones’ mantienen operativo su cajero automático, se ubican a menos de 300 metros de otras oficinas del Santander, BBVA y Sabadell, según aclaran en los bancos, que mantienen la operativa habitual del resto del año.

“Estos cierres no implican ninguna pérdida de puestos de trabajo”, confirman desde los sindicatos. Sin embargo, a las entidades si les supone un importante ahorro en cuanto a la contratación de trabajadores eventuales que cubran los puestos vacantes por las vacaciones.

Prescindir de oficinas físicas

Pero más allá de que la crisis sanitaria haya acelerado el proceso, el fenómeno de la digitalización de los servicios financieros es una tendencia imparable que avanza de forma paralela con el progresivo cierre de las oficinas de atención presencial.

Las restricciones y la necesidad de prestar servicios de forma digitalizada y en remoto han supuesto un notable empujón para los canales online de todas las entidades.

Así las cosas, los bancos se han dado cuenta de que la oficina es cada vez más prescindible, aunque no se pueden cerrar todas, y el cliente cada vez opera más a través de la banca digital.

La fuerte competencia en el mercado bancario, unida a la necesidad de ajustar costes y de aumentar la rentabilidad en una coyuntura en la que los márgenes del negocio se han estrechado considerablemente, convierte la apuesta por la banca online ya no en una estrategia, sino en una necesidad para las cuentas de resultados del sector financiero.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?