Dinero

Choque directo entre España y Portugal por el trazado del AVE Madrid-Lisboa

La posición española es unir las dos capitales por Extremadura mientras que los lusos priorizan la línea a través de Salamanca

photo_camera Trenes de AVE en una estación

El proyecto de conectar con alta velocidad ferroviaria Madrid y Lisboa se encuentra en una situación complicada. Hace 23 años, en el año 2000, los Gobiernos de ambos países comenzaron a estudiar la posibilidad de enlazar sus capitales mediante el AVE. Hoy sigue sin haber un acuerdo sobre el trazado: las instituciones españolas y portuguesas discrepan frontalmente sobre por dónde debe discurrir la línea.

El Ministerio de Transportes ha comunicado a Confidencial Digital, de manera contundente, que la línea pasará por Extremadura: “Tanto la planificación nacional, como la recogida en las Redes Transeuropeas de Transporte, es inequívoca: la conexión de alta velocidad entre Madrid y Lisboa se hace mediante la nueva línea Madrid-Badajoz”.

Sin embargo, la Embajada de Portugal en España -tras consultar con el Ejecutivo luso- ha respondido a ECD que “lo que está previsto es conectar Lisboa a través de Aveiro, Salamanca, Medina del Campo y Madrid”, una línea ferroviaria que también uniría la capital española con Oporto. No obstante, matizan que hay “varias alternativas”.

“La conexión directa entre ambas capitales a alta velocidad aún no está definida. El restablecimiento del servicio normal depende de conversaciones entre RENFE y la contraparte portuguesa”, añade.

La postura de España

La implantación de la alta velocidad en la conexión Madrid-Badajoz ha impulsado que las administraciones españolas prioricen el AVE a Lisboa como prolongación de esta línea. Adif, que depende del Ejecutivo, ha explicado que están “llevando a cabo actuaciones en el tramo existente entre Badajoz y la frontera portuguesa, en el que se están ejecutando obras de renovación integral que incluyen la electrificación a 25 kW”.

La Junta de Extremadura, por su parte, ha transmitido a ECD que “la Red Transeuropea de Transporte fija la conexión entre Madrid y Lisboa por Badajoz, independientemente de otras infraestructuras”.

Además, “en cuanto al tramo portugués, los primeros 100 kilómetros de plataforma en la frontera con España y Évora están pendientes de la finalización de obra. Supone la mayor inversión y la primera plataforma de estas características en Portugal, la más importante de los últimos 100 años, según destacó el presidente Costa en la Cumbre de Viana”.

La complicación llega a la hora de conectar con alta velocidad ferroviaria Lisboa y Évora, unos 120 kilómetros, en los que hay que atravesar el Río Tajo. Para ello Portugal tiene previsto la construcción de un puente, cuyas obras finalizan en 2050.

Desde el Ministerio que encabeza Raquel Sánchez afirman que, aunque “no opinamos sobre las prioridades de inversión del gobierno portugués en su territorio, existe una estrecha coordinación entre ambos países para un desarrollo ordenado de las diferentes conexiones ferroviarias”, y cuyos avances “son objeto de seguimiento sistemático en todas las Cumbres bilaterales”.

El proyecto de Portugal

La última versión del Plan Ferroviario portugués, de noviembre de 2022, señala la prioridad de establecer un enlace de alta velocidad entre las dos ciudades lusas más importantes: “La construcción de una nueva Línea de Alta Velocidad (LAV) entre Oporto y Lisboa se revela como la primera inversión transformadora de la red ferroviaria nacional, y se establece como base fundamental para el futuro desarrollo del sistema previsto en el Plan Ferroviario Nacional”.

Así pues, el Ejecutivo de António Costa quiere cimentar su red de trenes a partir de este eje, lo que permitiría una pronta conectividad con Galicia. “La prolongación natural del eje Lisboa-Oporto hacia el norte, conectando con el actual eje atlántico español de alta velocidad que une Vigo con La Coruña, se realizará a través de la LAV Oporto-Vigo” permitiendo de esta manera un trazado rápido entre Lisboa y La Coruña. Según la Embajada de Portugal en España “el AVE del lado portugués debería llegar a la frontera española en 2030”.

 

Madrid-Lisboa en cuatro horas

De acuerdo con las previsiones portuguesas, ello permitiría un trayecto entre Oporto y la madrileña estación de Chamartín que duraría algo más de 3 horas.

El plan luso señala que, “para que esto sea posible, no es necesaria la construcción de una nueva línea en el lado español, sino únicamente la mejora de la línea entre Vilar Formoso y Medina del Campo hasta velocidades cercanas a los 200 km/h”. Por ende, Lisboa y Oporto se unirían con Madrid mediante el mismo trazado, el que va a conectar ambas ciudades portuguesas.

Asimismo, el Plan Ferroviario también recoge el proyecto de enlazar Lisboa y Madrid atravesando Extremadura: “Los servicios internacionales a Madrid también se beneficiarán enormemente de la construcción del nuevo paso del Tajo, que permitirá un tiempo de viaje de 1h20 entre Lisboa y Badajoz. Teniendo en cuenta que, a estas alturas, la alta velocidad entre Badajoz y Madrid ya estará terminada, el tiempo total de viaje entre las capitales debería situarse claramente por debajo de las 4 horas, en un nivel que ya empieza a ser competitivo con el transporte aéreo”.

Sin embargo, en el trayecto que va desde Madrid a Extremadura únicamente hay alta velocidad entre Plasencia y Badajoz, y el Gobierno de Portugal no prevé que su parte esté finalizada, hasta, al menos, dentro de 27 años, en 2050.

El viaje más rápido: 9 horas y dos transbordos

Para poder llegar hoy a Lisboa en tren desde Madrid se necesitan, como poco, 9 horas y 9 minutos. La página especializada en viajes ferroviarios Trainline explica que: “Se suele tardar un tiempo aproximado de 13 horas y 46 minutos en recorrer la distancia directa de 502 km entre Madrid Atocha y Lisboa, con unos 3 trenes al día en la ruta rápida”.

Por lo tanto, el viaje por carretera es mucho más competitivo, ya que el trayecto en coche dura en torno a 5 horas y 45 minutos.

El 17 de marzo de 2020, justo después de que se decretara el primer estado de alarma por la pandemia, el Trenhotel Lusitania realizó su último viaje entre Madrid y Lisboa. El servicio -que discurría por Salamanca y Medina del Campo y paraba en 10 estaciones distintas- nunca fue reactivado, dejando sin conexión directa las dos capitales ibéricas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?