Dinero

Coca Cola reduce por debajo del 45% la producción de bebidas azucaradas para amortiguar la subida del IVA

España se coloca como uno de los tres únicos mercados europeos en los que la multinacional ya comercializa más productos bajos o sin calorías

Latas de Coca Cola.
photo_camera Latas de Coca Cola.

El Gobierno acaba de anunciar que “elimina la aplicación del tipo reducido del IVA para bebidas refrescantes, zumos y gaseosas con azúcares o edulcorantes añadidos”. Se gravarán con un 21% en vez de un 10%. Pero una de las compañías más destacadas del sector, como es Coca-Cola, ya se ha venido preparando para esta subida.

Como ejemplo, una lata de 330 ml de Coca-Cola, una de los productos afectados, pasará de valer 0,65 euros a 0,71.

El Ejecutivo de Sánchez defiende esta medida alegando que “se persigue por un lado internalizar la externalidad negativa generada por el consumo de dichas bebidas, favoreciendo hábitos más saludables de la población”.

También se señala en el plan de Presupuestos remitido a Bruselas, que el Estado recadará un total de 400 millones entre los dos próximos ejercicios fiscales gracias a la medida.

Coca-Cola, una de las más afectadas

De hacerse realidad los Presupuestos, habrá una serie de artículos que verán incrementado su precio. Una de las compañías más afectadas será la multinacional norteamericana Coca-Cola. La casi totalidad de sus productos, no sólo la Coca-Cola ‘estándar’ verá aumentado su precio. Su gama de bebidas Zero y Light contienen edulcorantes.

Otros de sus productos como Aquarius o Nestea también contienen añadidos. Powerade, la línea de bebidas isotónicas de la firma, se verá dentro de la subida, tanto su refresco con y sin azúcar. Fanta, propiedad de Coca Cola, se encuentra en la misma situación.

Reduce la venta de bebidas azucaradas

En España, más de 130 millones de personas consumen cada año estas bebidas. La ofensiva de Coca-Cola para convertirse en una compañía de todo tipo de bebidas ya se traduce en números.

En 2019, el 56% de sus ventas en el mercado ibérico, que incluye España y Portugal, fueron de bebidas bajas o sin calorías, según indica la compañía en su informe de sostenibilidad. Un objetivo, el de rebasar la barrera del 50%, que se había planteado alcanzar para este año, y que se consiguió con dos ejercicios de antelación (2018).

De hecho, el ibérico es uno de los tres únicos mercados europeos en los que Coca-Cola ya vende más bebidas de este tipo, junto a Gran Bretaña y el que agrupa Bélgica y Luxemburgo, según confirman fuentes del sector.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Otro de los principales objetivos de la compañía en materia de negocio tiene que ver con la reducción de los azúcares.

Coca Cola no pasa por alto que los consumidores demandan cada vez más una mayor variedad de bebidas, entre ellas las bajas en o sin calorías, y por ello, entre 2010 y 2019 en España redujo un 35% el contenido total de azúcares por litro de producto. Según sus datos, entre 2015 y 2018 ha reducido en un 18,2% la cantidad de azúcar por litro.

No obstante, mantiene intacto su compromiso a seguir reformulando sus productos, innovando en ingredientes dulces naturales, no calóricos, y presentando nuevos lanzamientos -en 2019 fueron 19- que puedan suponer opciones realmente novedosas.

Pepsi también se ve perjudicada

Otra empresa multinacional estadounidense del sector, PepsiCo, queda igual de perjudicada que Coca-Cola. Tanto la línea de bebidas clásicas como las que no incorporan azúcares Pepsi verá su IVA aumentado. El resto de marcas de la firma (Mountain Dew, Seven up, Lipton y Gatorade) también subirán de precio.

Las empresas que comercializan marcas blancas de refrescos carbonatados como Mercadona tampoco se libran de la medida.

Las bebidas energéticas como RedBull, tanto en su versión original como en la sin, cambiará de tipo de IVA debido a los edulcorantes. Lo mismo ocurre con Monster, que en toda su gama de bebidas, azucaradas o no, usa añadidos que serán gravados.

Zumos y tónicas para combinados

El refresco de frutas sin gas, Trina (grupo Schweppes Suntory) contiene azúcares y edulcorantes. Igual ocurre en el zumo Biofrutas de Pascual. Otra conocida marca del sector, Don Simón, emplea edulcorantes en algunos de sus productos.

Es habitual en los zumos denominados néctar. Zumosol y Granini, dos importantes firmas especializadas en zumos, también trabajan con edulcorantes. Por ende, estas bebidas verán en muchos casos aumentar su precio.

Schweppes, Bitter Kas o Nórdica añaden edulcorantes a sus tónicas, lo que hará que el coste de estos productos para cócteles o combinados suba un 11%.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?