Dinero

El coronavirus se come el dinero de la paga extra de los pensionistas

La Seguridad Social se gastó en un mes el préstamo del Estado de 13.830 millones solicitado en abril y pidió otro en mayo por 14.000 millones que va camino de agotarse

José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social.
photo_camera José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social.

La Seguridad Social se acerca a uno de los momentos clave del año: el pago de la extra de verano a nueve millones de pensionistas, lo que significa un desembolso de 20.000 millones este mes de junio. Si en un año corriente cuesta encontrar recursos para abonar esa cantidad, las ayudas por la COVID-19 han agotado los préstamos solicitados para esta operación.

Hay que recordar que el Consejo de Ministros aprobó a mediados de abril la concesión de un préstamo del Estado a la Tesorería General de la Seguridad Social por importe de 13.830 millones de euros. El crédito era de una cuantía similar al recibido el año pasado para financiar el pago de las pensiones.

Según aclaró entonces el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en los meses de junio y noviembre, la Seguridad Social abona conjuntamente la nómina ordinaria y extraordinaria de las pensiones, lo que supone un desembolso de alrededor de 20.000 millones de euros que “puede generar tensiones de liquidez al Sistema, tras las medidas excepcionales tomadas por la pandemia de Covid-19”.

En cualquier caso, y como en los últimos años, el préstamo obtenido en abril debía asegurar el pago puntual de las pensiones y permitir a la Seguridad Social planificar con suficiente antelación la disposición de recursos necesarios para hacer frente a estos desembolsos extraordinarios, según explicaba entonces el Ministerio.

Los recursos se agotaron en solo un mes

En cambio, sólo un mes después, el Gobierno tuvo que aprobar a finales de mayo una línea de crédito extraordinaria de 14.000 millones para cubrir el exceso de déficit provocado por la caída de la recaudación de las cotizaciones sociales como consecuencia del golpe de la crisis del COVID-19 en el empleo.

La declaración del estado de alarma y la paralización de muchas actividades económicas ha mermado los ingresos de la Seguridad Social. Unos trabajadores han perdido su empleo, lo que ha incrementado el gasto en prestaciones, otros están afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), 3,5 millones; y otros son autónomos que se han acogido a la prestación por cese de actividad, 1,4 millones.

Esta situación ha provocado una caída brusca de la recaudación de la Seguridad Social a través de las cotizaciones sociales: ni los autónomos con esta ayuda, ni los tres millones de ERTE por fuerza mayor pagan cotizaciones. Además, hay que destacar la mayor flexibilidad en los aplazamientos del pago de impuestos para empresas y autónomos.

Por eso, el Gobierno ha habilitado también un préstamo sin intereses, que asciende a un máximo de 16.500 millones de euros, con el que cubrir el gasto en prestaciones de desempleo derivadas de la crisis del coronavirus.

En vísperas de la paga extra de verano

Pese a ello, técnicos del Ministerio de Seguridad Social explican a Confidencial Digital que la liquidez provista hasta el momento no será suficiente para la situación de crisis económica que se debe abordar este año y cumplir además con el pago de las pensiones.

 

Por lo pronto, el Gobierno debe garantizar el abono de la extra de verano a finales de este mes a los nueve millones de pensionistas. En cada paga extra se producen unas exigencias adicionales que superarán este mes de junio los 20.000 millones de euros, tal y cómo reconocen altos cargos del Ministerio de Seguridad Social.

La línea de crédito extraordinaria por valor de 14.000 millones aprobada en mayo va camino también de agotarse un mes después, al igual que ocurrió con la solicitada a mediados de abril, según confirman a ECD fuentes conocedoras de la situación.

Fuentes del Gobierno explican que, de requerirse fondos adicionales para el pago de las prestaciones, no se utilizará la hucha de las pensiones para la extra de verano. Una de las opciones que se maneja es recurrir a una nueva transferencia del Estado para cubrir la cantidad restante.

Sólo quedan 2.150 millones en la hucha

Hay que recordar que los 2.150 millones de euros que quedan actualmente en la hucha de las pensiones son testimoniales porque no sirven ni para pagar una quinta parte de lo que supone una nómina mensual.

La hucha de las pensiones ha sufrido una fuerte caída de fondos en los últimos años. Desde 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy tuvo que acudir de manera recurrente al Fondo de Reserva, que en su día llegó a acumular más de 66.000 millones. El Ejecutivo de Pedro Sánchez recibió el Fondo de Reserva con 8.095 millones.

En la cúpula económica del Ejecutivo no se oculta la “gravedad” de la situación. Se tiene en cuenta que, cuando arrancó la crisis, en el año 2008, la hucha de las pensiones tenía 57.158 millones de euros. En 2011, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dejó La Moncloa, el total era de 64.374 millones.

Acumula una deuda de 85.350 millones

A cierre de 2019, la Seguridad Social arrastraba un déficit de 16.700 millones de euros. La Seguridad Social acumulará una deuda de 85.350,6 millones con el Estado este ejercicio, una vez se contabilicen los dos préstamos concedidos en los últimos meses, por valor de 30.330 millones para hacer frente al pago de las pensiones y de las nuevas prestaciones puestas en marcha, también por ejemplo el ingreso mínimo vital.

Además de estos préstamos, el Gobierno ha aprobado créditos extraordinarios por valor de casi 15.000 millones. Unas transferencias que no forman parte de la deuda de la Seguridad Social sino de su asignación presupuestaria.

Se trata de un crédito de 14.002 millones de euros para mantener el equilibrio de las cuentas frente al aumento del gasto, otro de 500 millones para financiar el ingreso mínimo vital y dos suplementos de crédito por valor de 371 millones para el pago de las prestaciones no contributivas, complementos a mínimos o prestaciones familiares.

Los préstamos de 2020 se suman a los concedidos en 2019 (13.830 millones), 2018 (13.830 millones) y 2017 (10.192 millones).

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes