Dinero

La embajada en Oslo, demandada por no pagar la extra de verano a treinta trabajadores

No la reciben desde 2015. La legislación de Noruega obliga a abonar un plus a todos los empleados del país

Embajada española en Oslo.
photo_cameraEmbajada española en Oslo.

El sindicato noruego para empleados públicos NTL lleva a la embajada española en Oslo a los tribunales. Reclaman que no habrían pagado a los trabajadores españoles los extras de vacaciones desde 2015.

Esta paga puede llegar hasta el 10.2% de las retribuciones del año anterior. 

Como informan fuentes de la embajada de Oslo, esta paga extra no está incluida en el salario bruto anual. Afecta tanto a un administrativo de la embajada como al camarero, jefe de la cocina, entre otros empleados.

Fuentes de la embajada señalan a Confidencial Digital que tampoco les están pagando las horas extras.

Además, critican que no están respetando la ley noruega que estipula que para trabajar los fines de semana hay que avisar con 15 días de antelación.

La denuncia se envió hace ocho semanas a la primera instancia del Juzgado de Oslo, un tribunal conciliador.

El feriepenger noruego

Fuentes de exteriores aseguran a ECD que son “30 los trabajadores que están en la embajada, entre personal funcionario y contratado; pero sólo han sido once los demandantes”.

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores aclaran que “todos los solicitantes a la cobertura de un puesto vacantes en la Embajada de España en Noruega conocen previamente cuáles serán sus retribuciones brutas totales anuales con antelación. Y es a partir de ese momento que los interesados presentan su solicitud”.

Fuentes conocedoras de la legalidad laboral noruega aseguran que "en el primer año de trabajo, el salario real para el empleado noruego es solamente de once pagas mensuales, al contrario que en España, donde el trabajador recibe su salario anual completo además de dos pagas extraordinarias en junio y septiembre". 

A partir del segundo año, el trabajador noruego recibe las once pagas de nuevo más el feriepenger.

"En ningún caso en Noruega hay trece pagas, sino once mensualidades al año más el mes de feriepenger que no es más que la devolución al trabajador de un dinero retenido del año anterior", explican fuentes entendidas en la legalidad laboral noruega.

Piden un incremento salarial 

El pasado mes de enero de 2019, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, (CSIF) les solicitó a los trabajadores españoles un informe acerca de las condiciones salariales del personal laboral de la oficina económica y comercial de Noruega.

El objetivo era presentar dicha información, y la de otras oficinas comerciales a la Comisión Técnica del Personal Laboral en el Exterior.

En este informe destacaron que los salarios estaban muy por debajo de la media en Noruega. Para poder ajustarlo al incremento de Índice de Precios al Consumidor del país, sería necesario un aumento salarial del 31,3%.

Los trabajadores noruegos han tenido desde el 2009 una subida real del poder adquisitivo del 10,4%. En cambio, el personal fijo de la embajada de España y de sus oficinas han tenido un deterioro del 20,9%.

El incremento salarial que percibieron a principios de año fue del 3,11%. “Solo han tenido en consideración la variación del IPC y el cambio de moneda. En ningún caso las condiciones de vida real de los trabajadores, los costes de vivienda, de colegios y de transportes”, afirman fuentes de la embajada en Oslo a ECD.

“Hemos tenido una subida salarial muy por debajo de la mínima requerida del 31,3% para ajustar los salarios del personal laboral español a la del resto de remuneraciones en Noruega”, lamentan.

La vida del trabajador en Noruega

El revuelo comenzó en el país tras una nota prensa en la que se ofertaban 4 puestos de trabajo en la embajada española en Noruega por un salario de 23.000 a 27.000 euros.

Provocando que muchos medios de comunicación noruegos informaran sobre este hecho calificando el sueldo de los españoles como “salario de piojos”.

El salario medio en el país es de 55.000 euros según datos del 2018. Un puesto básico en 2017, ya tenía una media de 53.000 euros.

Un camionero noruego en 2017 percibía 42.000 euros. “Cobramos casi 12.000 euros menos, cuando un administrativo recibe 60.000”, revelan fuentes de la embajada a ECD.

“Hay trabajadores que no llegan a fin de mes y tienen dos empleos. Mucho de nosotros vivimos fuera de la ciudad y tenemos que pagar peajes para entrar. Nos es imposible acceder a una vivienda cerca del trabajo”, explican.

Según Numbeo, la base de datos mundial de índice de precios de consumo, Noruega es el tercer país más caro. Solo por detrás de Suiza e Islandia. España está en el puesto 38.

Según datos consultados por ECD a UBS -sociedad suiza de servicios financieros- Oslo es la tercera ciudad más costosa para vivir. Madrid está en el puesto 34.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable